Happy Wine, una noche de tapas en la Calle Ocho

 

De tienda de vinos a lugar de reunión

MIAMI1.jpeg

SANDRA PALACIOS

Pasando la avenida 57 sobre la popular Calle Ocho se encuentra Happy Wine, un lugar que ha dejado de ser una simple tienda de vinos para convertirse en un divertido lugar de reunión, especialmente para hispanos. Los clientes se reúnen alrededor de cajas y barriles para compartir el placer de una buena copa, en medio de un ambiente festivo, música en vivo, tapas y hasta baile.

Aunque no lo parezca por fuera, Happy Wine –cuya misteriosa entrada por la parte trasera de un estacinamiento parece ser la fachada de un club secreto– es un enorme supermercado de vinos de todo el mundo, que en las noches se convierte en un particular lounge que hace honor a su nombre. Sin grandes pretensiones, el local vende por botella o por copa y acompaña la delicia de un buen trago con un menú sencillo de tapas, ideal para pasar el rato en compañía de amigos.

Happy Wine de la Calle Ocho ofrece una atmósfera irresistible, perfecta para quienes buscan un happy hour diferente después de una larga jornada laboral, en la que hasta el más aburrido se contagia. Al lugar llegan entusiastas del vino de todas las nacionalidades, pero en especial hispanos que viven o trabajan en el área, y que son atraídos por la música latina.

Sus propietarios, la pareja de esposos Juan “JC” Restrepo y Joanna Fajardo, llevan más de siete años atendiendo personalmente su negocio, que cuenta también con una sede en Coconut Grove. Entre amigos y clientes que ya son casi familia del local, la pareja se asegura de que todos estén pasando un buen rato y con un trato informal y amable permiten que el rato sea agradable y acogedor.

La experiencia culinaria de Restrepo le ha permitido a Happy Wine acompañar cada velada con un delicioso menú de tapas frías y calientes, tablas de queso, paninis, paella y otros bocados, perfectos para compartir en grupo y emparejar con una enorme selección de más de 1,200 marcas de vino de todo el globo.

Luego de haber trabajado 11 años en Transatlantic Wine & Spirits, una división de Southern Wine & Spirits, Restrepo aprendió guiado por chefs como Jen-Georges Vongeritch y Daniel Boulud y recibió una certificación como sommelier de la American Sommelier Association. Ahora ha juntado su conocimiento y experiencia, con sus raíces hispanas, para convertir este local en un espacio único de esparcimiento.

Los viernes y sábados por la noche son los momentos más concurridos del local, con especiales en sus tragos y sonidos a cargo del cantante de turno, quien anima la jornada con pistas de música en español. Por su parte, los domingos hay excusa para seguir la rumba con mimosas y bellinis durante todo el día a solo $2.75. Happy Wine ofrece un menú especia
l de almuerzo en sus dos sedes, de lunes a viernes, de mediodía a 3 p.m., a $10.95.

Speak Up!