Gravity, extraordinario espectáculo visual

 

La nueva cinta de Alfonso Cuarón reune a Sandra Bullock y George Clooney en una emocionante puesta en escena.

Gravity.png

Por Pilar Ayuso l pilayuso@yahoo.com

Gravity, cinta dirigida por el cineasta mexicano Alfonso Cuarón ( Children of Men) parece estar hecha para recordarnos el archiconocido principio de que el cine es un espectáculo de imágenes en movimiento. Nadie podría dudarlo al ver esta asombrosa película del espacio realizada en avanzada tecnología digital, en la que una imagen, en 3D, vale más que mil palabras.

Aunque el diálogo aquí es preciso e imaginativo, la parte narrativa es muy simple. La gran fuerza del filme está en su belleza visual. Cuenta una historia que se desarrolla por completo en el espacio, y el planeta azul, una esfera inmensa que cubre casi toda la pantalla, es el maravilloso fondo visual ante el que tiene lugar este intenso thriller. En una caminata espacial, a 600 km de la tierra, trabajan astronautas mientras admiran la pasmosa perfección de un amanecer. El comandante Matt Kowalsky (George Clooney) y la doctora Ryan Stone (Sandra Bullock, una actriz muy emocional que es idónea para el papel) son sorprendidos por una lluvia de desechos de naves espaciales. Stone es lanzada al vacío y, girando desesperadamente sobre sí misma se va alejando en la inmensidad cósmica. La experiencia espacial se convertirá en un viaje lleno de contratiempos en el que los astronautas intentarán sobrevivir en un constante suspense que nos mantiene sobrecogidos y embelesados.

La singularidad del filme es que, siendo su escenario el espacio exterior, más que ciencia ficción se trata de una aventura bastante realista y “terrenal”, en la que no hay fuerzas malévolas, extraterrestres o entes del más allá sino un hombre y una mujer perdidos en el espacio y en lucha por retornar a casa.

La tercera dimensión es aquí como un pez nadando en su propia laguna, donde la falta absoluta de gravedad resulta muy favorable para la creatividad. Los cuerpos de los astronautas, objetos, cascos de escafandras, bolígrafos, tornillos, se ven flotar literalmente en el espacio, y detalles como las lágrimas de la protagonista, gotas que viajan lentamente ante nuestros ojos, le dan al filme una intensa belleza dramática.

Gravity nos deja un mensaje muy sencillo pero profundamente humano: no importa cuánto hayamos sufrido y llorado, siempre nos quedarán fuerzas para seguir adelante, y no hay mejor lugar para el hombre que la maravillosa Tierra, el planeta de la vida y la gravedad.

www.elnuevoherald.com  

Speak Up!