Gran Inka

 

Producto de exportación que revoluciona el concepto del típico restaurante peruano llevándolo al más alto nivel en calidad y elegancia

inka_1_0.jpg

Por Mariana Rivas

La propuesta: La coqueta ciudad de Aventura viene sufriendo de una severa adicción oral que está causando revuelo entre locales y foráneos. El restaurante peruano El Gran Inka, ubicado en un pequeño centro comercial frente al parque estatal Oleta River, tiene la firme convicción de ofrecer comida peruana tan adictiva…como para chuparse los dedos.

La cadena de restaurantes El Gran Inka nació con la clara consigna de ser difusora de auténtica gastronomía peruana a través de los más de diez locales con los que cuenta actualmente. Su primer destino fue Costa Rica, en 1998, donde alcanzó un éxito traducido en cinco restaurantes y uno por venir en 2009. Luego vino la sabrosa extensión a Guatemala, El Salvador y Miami. El primer local en esta última ciudad fue el de Key Biscayne, luego el de Aventura y uno próximo en la avenida Brickell en 2009.

El diseño de El Gran Inka de Aventura es el ejemplo perfecto de cómo la internacionalización de una cocina foránea no solo radica en su menú sino también en recrear un ambiente típico que permite al comensal transportarse al país sin necesidad de alistar maletas.  Su decoración sobria y moderna en tonos tierra se amarra acertadamente con las pinceladas de peruanidad distribuidas en todo el local. Estampados con motivos incaicos, piezas artísticas y televisores pantalla plana emitiendo constantemente documentales sobre Perú, son algunos ejemplos.

La comida: Un periodista peruano solía decir que el mejor cebiche es el que se prepara en casa. El Gran Inka, comparte la misma opinión y por ello su cebiche –cubos de corvina fresco aliñados con sal, pimienta, ají amarillo peruano y ajos en un estimulante baño de jugo de limón verde)- despide un aroma patrio y un sabor de hogar.

El cebiche bar es el cuartel general donde se prepara este platillo “mundialmente peruano” junto a otros como el tiradito --versión contemporánea del cebiche pero sin cebolla y que usualmente se ofrece en salsa de ají amarillo, rocoto o en jugo de limón acompañado de camote y choclo peruano desgranado-- o las causitas de antaño –adaptación de la tradicional causa a la limeña que se elabora a base de tiernas papas prensadas y aderezadas con sal, limón y ají amarillo rellenas con pulpo, camarones y pulpa de cangrejo o con chicharroncitos de corvina presentadas con salsa de olivo, salsa golf o acevichadas.

Siguiendo el mismo formato de los restaurantes en Perú, El Gran Inka ofrece las popular ronda criolla, ideal para dos personas consistente en una platón con porciones iguales de chicharrón de cerdo, anticuchos de corazón de res (macerado en especies y en ají peruano especial), lomito anticuchado, tamalitos, croquetas de yuca rellenas con lomito saltado, camote chips, en complicidad con la salsa huancaína (salsa cremosa de tonalidad amarilla resultado de la mezcla de ají amarillo, queso fresco, aceite y sal)o la salsa chalaca (a base cebollas y especias) para realzar el sabor.

Otro preludio a los platos de fondo, son las sopas y cremas peruanas, como la afrodisíaca parihuela, sopa a base de puros mariscos, o el revitalizante aguadito de pollo, icono peruano, a base de culantro, trozos de pollo, arroz y vegetales; ideal para después de una noche de rumba.

Como un peruano de buen diente, no puedes abandonar el lugar sin probar un plato de fondo –aunque ya estés lleno con los platos anteriores. El chef Teófilo Dextre, propone como degustación obligatoria el lomo saltado - trozos de lomo salteados al momento con cebollas y tomates acompañado de arroz y papas a la francesa. ¿Un antojo marino? Prueba el arroz con mariscos, afrodisíaca combinación de mixtura marina y arroz cocinada en su propio jugo y aderezada al estilo criollo.

Cabe resaltar que este local cuenta con un bar completo, donde el pisco es el insumo mágico para elaborar deliciosas pócimas líquidas como el pisco sour, pisco passion, elaborado con fruta de la pasión (maracuyá), entre otros. Una selección de vinos internacionales complementa la carta.

El veredicto: El Gran Inka se ha convertido en un producto de exportación que revoluciona el concepto del típico restaurante peruano llevándolo al más alto nivel en calidad y elegancia, pero conervando el sabor casero de los hogares peruanos.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.