Gem

 

Para los que salen en busca de rumba sin tener aún definido qué quieren bailar, o a qué tipo de lugar quieren ir, el club Gem de South Beach es una buena opción...

Gem
Buena energía de la Playa.
 

Por Sandra Palacios

Para los que salen en busca de rumba sin tener aún definido qué quieren bailar, o a qué tipo de lugar quieren ir, el club Gem de South Beach es una buena opción, por sus tres particulares ambientes, música de varios géneros y toda la buena energía de la Playa bajo el mismo techo.

Luego de un extreme make over, el club ahora convertido en joya ofrece un sofisticado espacio con gran capacidad, para noches de juerga y diversión sin sufrir de hacinamiento, como pasa en varios clubes de Sobe; sin codazos ni pisotones se puede disfrutar libremente de los tres salones con nombre de, claro está, gemas: Diamond, Emerald y Sapphire.

El Diamond VIP Lounge se ve desde la entrada y es el salón más grande del local; una enorme barra con cortinas de cristal, atrevidos bartenders ataviados de negro y mujeres con medias de malla y shorts, una atmósfera de muebles, cortinas y paredes blancos y un sistema de luces y sonido de última generación componen este ambiente cross over. Entre mezclas de música latina, salsa, merengue, reggaetón y rock en español los asistentes pasan la noche de rumba.

El Emerald Lounge es un salón más privado, dedicado a exclusivas sesiones de música electrónica; mezclas de house progressive y minimal a cargo de los DJ Pomps, Sabox, Drunken Soul, Mansur o Báez hacen las noches del viernes, como la de nuestra visita, en su fiesta The Plots, donde DJ locales se toman la consola.

Este salón de luz tenue y colores más oscuros está dividido tan sólo por una cortina del salón VIP, pero un ambiente no se confunde con el otro y cada cual mantiene su estilo y carácter.

La tercera sala, The Sapphire Suite es un elegante lounge al estilo victoriano, para los que prefieren una atmósfera más tranquila y relajada, con música chill out para tomarse unos tragos y conversar con los amigos sin tener que gritar. Cuenta con un DJ privado y un pequeño bar con todo lo necesario para no moverse del sitio.

En Gem hay espacio para todos; mientras unos disfrutan de la rumba tradicional latina, de salir a bailar con su pareja a la pista, y otros se mueven a ritmo del beat, del house, o del techno, con o sin pareja, hay quienes se pasean por el local, de salón a salón aprovechando la variedad en música y ambientes.

Los cocteles de la casa son los favoritos de los clientes: The Ruby Ring, con vodka de mandarina, granadina, soda y un splash de jugo de naranja es uno de los más pedidos; también están el Tropical Sapphire, con Malibu Coconut, blue curacao y jugo de piña; el Pink Pearl, mezclado con vodka, crema de cacao y granadina; o el Emerald, a base de ron, sour mix y sour apple. Estos tragos insignes del club se venden a las mujeres por $6, buen precio si se toma en cuenta que se trata de un club en South Beach.

Otro punto a favor, además de las hermosas bailarinas que se pasean por todo el local, es el Late Night Menu, que se sirve hasta las 4 a.m., además del menú regular que va hasta las 11 p.m. Mientras se prende la noche, o después de una larga jornada de baile, se puede disfrutar de tapas como el Mojito Ceviche, el Crispy Calamari, los rollos de salmón curado o diferentes tipos de pizza. Los domingos, el local abre para el brunch, de 10 a.m. a 4 p.m.

Los fines de semana, además de invitados internacionales, los DJ son locales como Parántula, Lazardi, Lou Flores, Willy, Ross One, Mr. Mauricio y Stefano Ravasini, quienes se toman el lugar con sus mezclas y energía.

Speak Up!