Friday Night

 

Crítico de cine: Sangrienta pero sin buen mordida

See video

RENE RODRIGUEZ - rrodriguez@miamiherald.com

Cuando era adolescente vi Friday Night de 1985 - sobre un chico que está convencido de que su vecino es un vampiro - y no pensé mucho en él. Y eso fue antes de que los vampiros se convirtieran omnipresentes en nuestra cultura. La nueva reproducción, escrita por Marti Noxon, de “Buffy the Vampire Slayer”, y dirigida por Craig Gillespie, de “Lars and the Real Girl”, tiene sus buenos momentos: Me gusta la manera ingeniosa e imperiosa con que el chupa sangre Jerry (Colin Farrell) obliga a que sus vecinos salgan de su casa para hacerles frente. Pero en la era de “Twilight” y “Let the Right One In” y “The Vampire Diaries” y “True Blood”, estamos peligrosamente cerca de tener un exceso de vampiros. Hay una falta de pertinencia de la película que los cineastas, por mucho que lo intentaron, no pudieron sacudir.

El rendimiento de Farrell como un asesino vicioso es entretenido - el actor es muy bueno al personalizar la arrogancia. Pero si no puede evitar a un adolescente entrometido (Anton Yelchin), ¿que tanta amenaza puede ser?

Friday Night me parece una elección extraña para crear una nueva versión. La película logra un equilibrio entre lo cómico y lo serio, ¿pero cual es el punto? La trama es predecible - usted se dará cuenta rápidamente de quienes son los personajes prescindibles y cuáles no. A pesar de que Christopher Mintz-Plasse, tomando el relevo de Geoffreys Stephen (que pasó a convertirse en una estrella del porno) como "Evil Ed," gana algunas sonrisas, hay una sensación de una oportunidad perdida. El mas insoportable de todos es David Tennant (en el papel Roddy McDowall) y Peter Vincent, haciendo la imitación de un hombre pobre de el odioso Russell Brand.

Friday Night fue rodada en 3D, que Gillespie utiliza como una manera de hacerte sentir como si estuvieras caminando por habitaciones oscuras junto a los personajes. El efecto está muy bien hecho, pero no agrega mucho a una película que tiene problemas para levantar la más mínima de las alarmas.

El elenco evita que la película se hunda en el aburrimiento. Toni Collette interpreta a la madre de Yelchin, pero hay un aura de monotonía que ningún actor podría superar. Me gustó la crueldad de Jerry Farrell, pero no hay nada mas acerca de la película que capture la imaginación. Los vampiros se han convertido en el dominio de la forma larga serie de televisión, donde los escritores tienen tiempo para explorar escenarios complejos. Ver películas como Friday Night se sienten como consumir más de lo mismo. Incluso si usted no ha visto el original, aun sentirá la sensación de que lla la ha visto.

Speak Up!