Festival Internacional de Cine en Miami: Matrimonio, una reflexión existencial

 

Filme del argentino Carlos M. Jaureguialzo

See video

PILAR AYUSO

Sin lograr que su mujer, al despertar, asome ni un solo dedo de debajo de la sábana que le sirve como refugio a su privacidad, Esteban sale de casa y se pasea por Buenos Aires. Va al entierro de un tío, medita en el sofá de un psiquiatra, se pasa de copas en un bar, compra entradas para una obra de James Joyce, mientras un monólogo interior perdura en su cerebro desde que un pensamiento acudió a su mente esa mañana: “A lo mejor tendríamos que separarnos”.

Esto es Matrimonio, filme del argentino Carlos M. Jaureguialzo ( Tres pájaros). La historia, inspirada libremente en el Ulises de Joyce, muestra un día en las vidas de estos cónyuges que no se ven las caras, y, siguiendo esta dinámica, reserva a cada uno su espacio.

Los grandes actores Cecilia Roth y Darío Grandinetti se reúnen por primera vez en la gran pantalla para encarnar a Molly, una compositora, y a Esteban, un publicista, cuya larga convivencia ha caído en serios problemas de libertad individual. Molly tiene “un negativismo existencial unilateral marital”, comenta Esteban a un violinista en el subterráneo. El problema de él es no poder acercarse a lo que hay dentro del cerebro de la persona con la que vive. El problema de ella es preservar ese espacio.

Entonces le toca el turno a Molly, y en una interesante vuelta atrás de la historia, regresamos a la habitación de esa mañana, con la mujer emergiendo bajo las sábanas en cuanto se va el marido; algo esconde tras una conversación telefónica aun bajo las sábanas, o necesita esconder –cual el personaje de Molly Bloom, cuyo monólogo cierra el Ulises–, pero al salir a la calle repite un recorrido similar al realizado por el hombre con quien ha pasado gran parte de su vida.

Matrimonio trata de la convivencia en la madurez, que termina en reflexión y concluye con una frase de Simone de Beauvoir dedicada a Jean Paul Sartre, el hombre con el que convivió por más de 50 años: “Hermoso es que nuestras vidas hayan podido estar de acuerdo durante tanto tiempo”.

Speak Up!