Estilo: Un jardín "blindado" contra huracanes

 

Llega la época de huracanes en Miami y todo el Sur de la Florida y nuestros jardines también pueden servir de muro de contención.

Jardin Daniel Fernandez.jpg
Foto Daniel Fernández
 

Por Daniel Fernández

Ya se sabe que las plantas en el jardín y el patio “filtran” el ruido y la contaminación ambiental. También nos protegen del calor o del frío extremo. A eso se suman las grandes ventajas que significa tener al alcance de la mano una variada gama de frutas y vegetales, amén de los adornos florales que van “del patio a la sala”.

Mucho se habla de todos estos beneficios que presenta el jardín en el trópico, sin embargo, casi nunca se menciona que un jardín o un patio “bien sembrado” puede servir también de protección contra los vientos huracanados.

Ya se sabe que las tormenteras o shutters son lo más seguro, pero también dan una sensación de claustrofobia y muchísimo trabajo. En cambio, si usted rodea su casa con murallas de bambú, arecas, ixoras, marpacíficos (hibiscos, cayenas, amapolas) y otros arbustos, su hogar estará menos vulnerable a la furia de los vientos y a la eventualidad de objetos voladores.

Esta muralla no debe sustituir por completo a las tormenteras, pero sí reduce la frecuencia con que tendría que usarlas, pues si la tormenta que se acerca no es tan fuerte, sus cortinas rompevientos naturales le bastarán.

Esa cerca natural de arbustos y bambúes, también frena en las alturas algún objeto que pudiera venir volando a dañar su techo, parte de su casa para la que no se ha inventado ninguna protección.

Ahora bien, este “blindaje” natural tiene sus peros, porque un árbol demasiado cercano a su techo, si es quebradizo, como el aguacate o el flamboyán, podría causar daños con ramas partidas. En cambio el mango, más flexible, puede ser una protección.

Este blindaje no tiene que ser de puro verde. Hay bambú, como el Alphonse Karr, que es amarillo con listas verdes. También puede entrelazar con las arecas, arbustos como la ixora, la peregrina o el marpacífico que con sus flores darán un nota de color. Lo mismo sucede con las enredaderas, como, la picuala, los jazmines y la juanilloa.

www.elnuevoherald.com 

Speak Up!