Estilo: Louis Vuitton / Yayoi Kusama

 

Una obsesión por los puntos

See video

IVONNE GÓMEZ | IGOMEZ@ELNUEVOHERALD.COM

La obsesión por los patrones en serie en la obra de la artista japonesa Yayoi Kusama se traslada a las telas, las pieles y los accesorios de la colección Louis Vuitton / Yayoi Kusama, una colaboración entre la artista y el director creativo de la firma de moda, Marc Jacobs.

El resultado es un total de 64 piezas cargadas de sus colores y sus emblemáticos puntos, que son la visión de la artista de su vida, la cual describe como “un lunar perdido entre millones de lunares’’. La colección se estrenó este mes en las boutiques de Louis Vuitton alrededor del mundo y en la de Aventura Mall, en Miami, con piezas que van de los $85 a los $3,000 y ascienden a los $100,000.

Los lunares cubren completamente la ropa de la colección ready-to-wear, los zapatos, relojes, gafas y las piezas de joyería y expresan las ilimitadas posibilidades de jugar con las escalas, los colores y las densidades.

Todo empezó en el 2006, cuando Jacobs se reunió con Kusama, en Tokyo. Como coleccionista de arte, es admirador de sus esculturas y pinturas.

“El carácter obsesivo y la inocencia de su obra me cautivó’’, declaró el diseñador

La admiración es mutua. Kusama, cuyos trabajos incluyen diversas manifestaciones que examinan la ropa y el cuerpo es admiradora de la creatividad de Jacobs. Una foto de su encuentro está colgada en el estudio de Kusama, en Tokyo.

El punto de partida de la colección fue la obsesión y los patrones en serie. Después de todo, el origen de la obra artística de Kusama, nacida en 1929 en Japón, es una alucinación que ocurrió en un comedor. Según cuenta, el estampado de las flores rojas del mantel empezaron a dispersarse por las paredes e, incluso, sobre ella.

La artista, que se describe como obsesiva, ha usado todas las técnicas, desde la escultura, la pintura, la fotografía, el cine y la escritura para transcribir su distorsión de la realidad.

En 1958, Kusama se radicó en Nueva York, donde se mezcló con el mundo vanguardista y exhibió junto con artistas como Claes Oldenburg, Andy Warhol y Donald Judd. En 1973, regresó a Japón, donde, a los 83 años de edad, vive en un hospital psiquiátrico y asiste a su estudio a diario, en un autobús pintado de puntos rojos, para trabajar en su obra.

Aparte de la colección, alrededor del mundo, las tiendas de Louis Vuitton, una compañía que desde su creación, en 1854, ha mantenido una relación estrecha con el mundo del arte, harán despligue en sus vidrieras de instalaciones inspiradas en la obra de Kusama.

La colaboración se extiende a su Web Site (louisvuittonkusama.com), a un libro, así como a una aplicación en iPhone, dedicada a la artista y a su estrafalaria visión del mundo.

Todo coincide con la realización de la primera retrospectiva de la obra de esta artista japonesa, que se ha exhibido en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid; en el Centre Pompidou, en París, en el Tate Modern, en Londres y actualmente en el Whitney Museum, en Nueva York, donde estará hasta septiembre.

Speak Up!