En los Cayos, aventuras de Flipper

 

Agenda del andarín: Unas dos horas al sur de Miami, en el marcador de la milla 59, un enorme monumento está dedicado a la memoria de una estrella de cine.

dolp.jpg

Eduardo Serrera

Agenda del andarín: Unas dos horas al sur de Miami, en el marcador de la milla 59, un enorme monumento está dedicado a la memoria de una estrella de cine. Se trata de Mitzi, el delfín más famoso del mundo, que encarnó al heroico Flipper, primero para el cine en la década de 1960 y luego en una serie de televisión que le dio la vuelta al mundo.

La juguetona Mitzi era un delfín hembra que encarnó el papel de Flipper y le dio vida a un personaje que ganó fama por sus hazañas.

La estatua de 30 pies se encuentra ubicada en lo que es hoy el Dolphin Research Center, en Grassy Key. Antiguamente este centro era el Santini's Porpoise School, dirigido por Milton Santini, un pionero en entrenamiento de delfines. Mitzi era la alumna más aventajada de Santini, y allí se filmó la película original.

Cuando Mitzi murió en 1972 de un infarto fue sepultada donde hoy se levanta la gran estatua.

El tour que cada día muestra el Centro a los turistas comienza siempre en este panteón para rendirle tributo a la estrella que se ha ganado el corazón de varias generaciones.

Con el paso del tiempo, el amor y la admiración por Flipper fue despertando el interés del público por los delfines y por tener la oportunidad de nadar junto a ellos como lo hacían Bud y Sandy en la película.

Hoy en la Florida numerosos lugares ofrecen esta oportunidad única a miles de viajeros cuyo único objetivo de viaje es nadar con un Flipper como el de la película.

En el Dolphin Research Center, donde surgió y vivó este personaje especial, se ofrecen diferentes programas educacionales que incluyen participar en el entrenamiento y cuidado de los delfines. Hay varios programas como el Dolphin Encounter, para nadar con los delfines por unos 20 minutos y puede pasarse todo el día en seminarios y observando las sesiones de entrenamiento. El precio es $189 por persona.

Uno puede acariciar, jugar y hasta tratar de hablar con los delfines en su jerigonza de sonidos. La amistad se establece poco a poco entre los animalitos y los visitantes. Luego hay más acercamiento dentro del agua y los delfines dejan que se les toque el hocico y se les acaricie la cabeza.

En los Cayos de la Florida hay varios lugares especializados en programas para niños y sus familias que deseen disfrutar una tanda con delfines.

Estos lugares no están muy distantes y brindan una agradable manera de aprovechar este tibio invierno de espléndidos días de sol.

El programa The Dolphin Connection, en el Hawk's Cay Resort, ubicado en la milla 61 de Duck Key se ofrecen diferentes sesiones como el Dolphin Discovery, que dura 45 minutos donde se imparten seminarios sobre estas criaturas y unos 20 minutos para jugar y nadar con delfines en la laguna privada del hotel. El precio, $155 por persona. Solicite información adicional en el (888) 814-9154 y el (305) 743-7000.

Uno de los acuarios más originales de la Florida es el Theater of the Sea, de Islamorada, en la milla 84.5. Todo el parque está instalado en el ambiente natural de las especies y se puede ver muy de cerca un variado espectá***** de delfines malabaristas y también jugar con ellos en una laguna de agua salada. Para nadar con los delfines está el programa Dolphin Swim con sesiones de una hora ($175); también hay sesiones de una hora con focas ($135) y con mantarrayas por debajo del agua usando esnórquel ($55). Es necesario hacer reservaciones con antelación llamando al (305) 664-2431.

En el centro de investigación Dolphins Plus, en la milla 100.5 de Cayo Largo, también cuenta con programas de entrenamiento y de nadar con los delfines. Tiene 12 en total más dos focas. Este lugar trabaja directamente con el Centro de Educación Ambiental e Investigación de Mamíferos y el Dolphin Cove que se encuentra en la bahía de Cayo Largo. Los precios empiezan en $165 dependiendo de la temporada del año. Información (866) 860-7946 y (305) 451-1993.

Además de la diversión que proporcionan los encuentros con delfines, mucho se ha dicho sobre las facultades terapéuticas de estas sesiones con niños minusválidos. Los delfines son criaturas acuáticas extremadamente inteligentes, son ``embajadores'' de la vida marina y según algunos estudiosos parecen tener una influencia trascendente en las personas con quienes establecen contacto, incluso mágicas, lo cierto es que la experiencia de nadar con ellos es algo que nunca se borrará de la memoria.

Speak Up!