En las rocas

 

Miami ostenta una mezcla ecléctica de bares con listas de tragos para todos los gustos.

sexy.jpg

Por Dinkinish O'Connor

En una ciudad con acrobáticos barmans, cócteles en encendidos tonos rosados y con adornos de 10 pies de alto, uno siempre se pregunta ¿adónde fueron a parar los licores?¿Cómo podrá sobrevivir el whisky escocés con soda en medio de un mar de bebidas azucaradas?

Desde los tragos pulcramente servidos en copas hasta refrescantes cócteles que requieren hielo y un máximo de tres ingredientes, Miami ostenta una mezcla ecléctica de bares con listas de tragos que tu abuelo (y tú también)  podrán apreciar.

The Forge en Miami Beach

La carta de excelentes licores evoca aquella clásica imagen de Humphrey Bogart portando un sombrero, con un cigarrillo y un Scotch en mano (Se dice que las últimas palabras de Bogey fueron “Nunca debí haber cambiado el Scotch por los martinis.”)

El patio al estilo mediterráneo es un lugar perfecto para degustar excelentes licores servidos en vasos de cristal y copas clásicas. La selección especial de Scotch incluye shots de Johnnie Walker etiqueta azul, ($25) y Chivas Regal 18 años ($18). Otros que se incluye en la lista son el Glenfiddich 12 años ($13) y el Laphroaig 15 años ($15)

Quizá tengas la oportunidad de observar a las celebridades (Shaq, Jay-Z y Beyonce han sido vistos) en la fiesta de los domingos Soul Kitchen mientras beben cognacs como el Courvoisier XO ($20 el shot); Martell L'Or ($130 el shot); Hennessey Richard ($150 el shot) y Remy Martin Louis XIII ($150 por un shot o $3,000 por una botella).

El bar abre diariamente a las 6:30 p.m. y permanece abierto hasta las 2 o 5 a.m., dependiendo de la noche.

The Forge; 432 W. 41st St., Miami Beach; 305-538-8533.

Mac's Club Deuce

Un sobrio refugio ubicado en South Beach para amigables barman y gente trabajadora, el barman Carol Honigmann, de sesenta años, ha trabajado en el Deuce por 30 años y recuerda haber preparado cócteles de la vieja escuela como el Sidecar – una mezcla de brandy, limón y el clásico jarabe simple en lugar de aquella mezcla ácida utilizada ahora.

“Solíamos servir Stingers”, explica Honigmann con voz áspera, “una mezcla de brandy y crema de menta y Russian Roulettes, pero ahora también aprecio los vodkas de sabores.”

Esta reliquia de South Beach sirve  Manhattans de primera por $9 dólares y Brandy Alexanders (mezcla de brandy, crema de cocoa y crema o leche) por $7. El happy hour empieza  a las 8 a.m. (¡aunque no lo creas!) y termina a las 7 p.m., y el bar tiene toques encantadores como una antigua máquina expendedora de cigarrillos y un antiguo menú detrás del bar en el que se muestra algunas de las comidas de esa época como un sandwich Montecristo por 75 centavos.

Mac's Club Deuce; 222 14th St., South Beach; 305-531-6200.

Carpaccio en Bal Harbour

Aunque no tiene happy hours, pero ofrece una variedad de tragos de la vieja escuela desde las 11:30 a.m. a 11 p.m, domingos a sábados.

Enzo Papandrea, quien ha sido barman en el Carpaccio por diez años, sirve clásicos incluyendo un Rusty Nail ($9), mezcla de scotch y Drambuie; Johnny Walker Etiqueta Negra y soda ($9); Stoli Elite Martini ($15); y Bombay Sapphire Gin y Tónica ($9). La lista del bar también ofrece shots de cognac incluyendo Remy Martin 1738 ($14 el shot), y Scotch, como el  Chivas 21años "Royal Salute" ($21).

Mientras disfruta de un trago en el bar de ónix verde adornado con arreglos florales, los clientes pueden mezclarse entre el elenco del Carpaccio, un grupo aparentemente perfecto para un reality show de TV – imagínese una mezcla de Desayuno en Tiffany´s y Caracortada y The Girls Next Door.

Carpaccio; en Bal Harbour Shops, 9700 Collins Ave., Bal Harbour; 305-867-7777.

Speak Up!