Sólo para parejas: Crucero Disney Dream

El AquaDuck es la única montaña rusa sobre el mar, que tiene los giros, la fuerza “G”, caídas y elementos que llenan de tanta emoción estas atracciones. Matt Stroshane

Si viajas con tu pareja, podrías llevarte una grata sorpresa en un crucero de Disney: puede ser un viaje perfecto para dos. Es que, aunque por lo general se relaciona un crucero de Disney con unas vacaciones para niños, acabo de confirmar que también puede ser ideal para una luna de miel… Aunque ya lleves 30 años de casado, como yo.

Justo a tiempo para darle la bienvenida al otoño, me fui con mi esposo en una mini-vacación a las Bahamas en el Disney Dream. Lo primero que me llamó la atención al hacer la línea de registración en el puerto es, que justo enfrente del punto de registro, está Mickey dándonos la bienvenida. Allí, sin necesidad de enormes filas, el ratoncito más famoso del mundo nos recibe con abrazos y la oportunidad de tomarnos una foto, o más.

No más poner un pie dentro del Disney Dream nos damos cuenta de que es un crucero suntuoso, con una decoración inmaculada. En su lobby principal, se aprecia un candelabro de 22 pies de diámetro estilo Art Deco, brilla con 88,680 cuentas de cristal Swarovski y oro de 24 kilates. Este es sólo uno de los detalles de un crucero que costó más de mil millones de dólares.

Una demostración de fuegos artificiales a bordo del Disney Cruise Line.
Una demostración de fuegos artificiales a bordo del Disney Cruise Line.Todd Anderson CORTESÍA

Ya en el crucero sobran oportunidades de diversión: mesas de ping-pong, un mini campo de golf de 9 hoyos, simuladores deportivos digitales, una piscina privada para adultos, shows basados en las películas más famosas de Disney, música en vivo, nightclubs para adultos… Pero nuestro favorito fue el AquaDuck.

El AquaDuck es la única montaña rusa sobre el mar, que tiene los giros, la fuerza “G”, caídas y elementos que llenan de tanta emoción estas atracciones. Toma apenas un minuto recorrer sus 335 pies, por lo que una vez no es suficiente para experimentar esta emocionante aventura… Y te advierto: ¡tampoco dos! Es que su inyección de adrenalina resulta adictiva.

A diferencia de cruceros recientes que han promueven las opciones de restaurantes abiertas, Disney sigue cuenta con un “rotational dining”. Esto quiere decir que, cada noche, tuvimos que comer en un restaurante diferente. Para nuestra sorpresa ¡el mesero siempre fue el mismo! Sucede que, los empleados también experimentan esta rotación con sus huéspedes. El resultado es muy bueno porque, al final del viaje, todos hemos llegado a conocernos mejor. Y esto, el toque humano y personal de sus empleados, es uno de los mejores atractivos que tiene este crucero.

Entre las siete restaurantes del Disney Dream, hay dos que me llamaron especialmente la atención. Enchanted Garden, el cual de inmediato nos hace sentir como si estuviéramos en los jardines de Versalles, en Francia (con fuente central incluida).

Una mención aparte merece Palo, uno de los dos restaurantes exclusivamente para adultos del Disney Dream (el otro es Remy). Desde los panecillos Ciabatta, hasta su Pappardelle con Aragosta (pasta con langosta) o su delicioso Osso Buco, evidencian que este no es un restaurante italiano más, sino uno de verdad.

El Disney Dream combina itinerarios de 3-4 días a las Bahamas y a su isla privada, Castaway Cay. En ambas paradas, las oportunidades de entretenimiento sobran. En Las Bahamas, por ejemplo, hay tours para recorrer la isla, o para visitar Atlantis Paradise Island un resort de 141 acres que contiene desde toboganes acuáticos hasta tiendas de diseñadores y un enorme acuario que se ha convertido en las delicias de grandes y chicos.

CastawayCay, por su parte, es un paraíso para la aventura y el descanso. Lo mismo se puede hacer snorkeling que escaparse a recorrerla en bicicleta o simplemente aprovechar su espléndida playa y dares un chapuzón. Para quienes quieran huir del bullicio de los niños, el refugio cuenta con una playa y restaurante de acceso exclusivo para los mayores de edad.

Después de las excursiones, no hay nada como un buen masaje en el Senses Spa del crucero. Sus whirpools dan justo frente al mar, lo que permite que nos desconectemos por complete del mundo. Cualquier problema que hayamos dejado en tierra, pareciera sepultarse frente a esta panorámica complete de un océano tan profundo como sereno.

Al final de nuestros tres días en altamar consentidos por empleados expertos en hacer sentir a cada huésped como rey, una cosa queda clara: No importa la edad que tengamos, todos seguiremos llevando un niño dentro. Y este crucero está diseñado para sacarlo ¡y hacerlo feliz!

DE INTERÉS:

Disney Dream Cruise: Disney Dream sale desde Puerto Cañaveral con itinerarios de 3 a 4 días a las Bahamas y Castaway. Más información: https://disneycruise.disney.go.com/ships/dream/

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.

Email feedback