Palomilla Grill, la excelencia en comida cubana

Entrar al restaurante Palomilla Grill en West Flagler Street es como estar en la década de 1970 en Miami. Cuando se inauguró estaba situado en la franja de Trianon en el barrio de Flagami, no lejos de Robert King High Park. Ahí estuvo desde 1975.

Ahora hay señales de vida nueva en el restaurante. Unos maceteros con albahaca, cebollino y cilantro adornan el frente, y el chef-propietario Alejandro ‘Alex’ Rodríguez, que pertenece a la segunda generación de dueños de Palomilla Grill, ha actualizado el menú con toques propios, aunque mantienen los platos favoritos de los viejos clientes. Sigue siendo el lugar ideal para disfrutar de una palomilla de solomillo de ternera bien finita con cebolla y cubitos de papas a la plancha, de un asado de lomo de cerdo o de un picadillo de carne servido con arroz blanco, frijoles negros y plátanos maduros fritos.

La paella de mariscos se hace a la orden para aquellos que están dispuestos a esperar 35 minutos. Su fundador, Rafael Rodríguez, llegó a Miami en el 1961 proveniente de Camagüey. Aprendió a cocinar en Cuba a la edad de 15 años, primero en un restaurante que tenía el esposo de su hermana mayor y después en El Nickel, una cafetería ubicada dentro de una tienda por departamentos. Cuando llegó a Miami, Rodríguez trabajaba en Harbor Island Spa, en Miami Beach. En 1967 se asoció con Felipe Valls para abrir La Esquina de Tejas y El Ok, donde vendían sándwiches cubanos. La Esquina de Tejas, en la 12 Avenida y Flagler, se hizo muy popular después de que el Presidente Ronald Reagan la visitara.

Después de eso, Rodríguez abrió Palomilla Grill, que al principio se llamó Trianon. Después, le cambiaron el nombre y le pusieron Palomilla Grill. La palomilla es un corte de solomillo que es popular en Cuba. Se sazona con sal, pimienta, ajo y naranja agria. Alex Rodríguez, quien tiene ahora 34 años, trabajó de muchacho en la cocina de La Carreta. Poco a poco fue asumiendo las responsabilidades diarias de Palomilla Grill. Su madre, Emy Rodríguez, es la que se encarga de los postres. Su idea es apelar a un público más joven, no solo cubanoamericano y, por supuesto, seguir teniendo su base de veteranos que acuden buscando el sabor de la patria que dejaron atrás.

El se encarga de algunos de los platos de Palomilla Grill, como las malangas fritas y también de las croquetas (jamón, queso de cabra, carne ripiada y chorizo, todas sin grasa). Los productos son de Redland y la carne es Angus certificado de Ocala. También hace los frijoles negros que sazona con ajo, cebolla y ají cachucha. Estos pimientos son originales del Caribe, y le dan un matiz distinto a las comidas. También se encarga de los moros y cristianos. No deje de probar el churrasco a la parrilla, con yuca frita o plátano verde frito. Hay seis tipos de bistec de palomilla, desde el “sagandongo” que es el más grande y pesa 1 libra, a la clásica milanesa con salsa marinara y queso mozzarella. El más popular es La Vaticana, de media libra, que viene con papas. Recientemente han añadido una selección de churrasco, carne de falda con salsa chimichurri, o trozos de carne de cerdo frita, pollo o bistec de palomilla servido con arroz y frijoles negros. Todo viene acompañado de plátanos y cebollas a la parrilla. También son especialistas del pan con bistec.

El pan es muy fresco y lo traen de una panadería local. También sirven una deliciosa picanha, plato brasilero de carne cortada en forma triangular que viene con su grasa natural. Es una carne muy tierna. La Vaca frita no puede faltar. Es la carne de falda marinada con limón, ajo y sal que se desmenuza y se fríe hasta que se pone crujiente. La Ropa vieja es también la falda deshebrada guisada en salsa de tomate con un sofrito de cebolla, pimientos y ajo. Para los amantes de los mariscos hay camarones al ajillo o en tomate, como el enchilado criollo o pescado a la parrilla –siempre la pesca del día, que llega a la mesa muy fresca. Si le apetece el cerdo, lo sirven asado y frito, crujiente, acompañado de fufú (puré de plátanos verdes) o tostones con arroz y frijoles. No se pierda la sangría hecha en casa; y el arroz con leche de Palomilla Grill no tiene igual.

lindabladholm75@gmail.com

Palomilla Grill, 6890 W. Flagler St. 305-261-3424 o palomillagrill.com.

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback