Nerea Camacho, la ‘Esclava Blanca’

Con su cara angelical y sus ojitos verdes, la joven actriz española fue elegida como la mujer más sexy del mundo por los miles de lectores de la edición internacional de la revista Glam’mag, en su edición de mayo del 2016. Aunque la lista presentaba a 100 mujeres bellísimas, Nerea Camacho arrasó con todas, al igual que lo hizo a los 12 años, cuando fue seleccionada entre más de 5,000 candidatas para protagonizar la película Camino, que le valió un premio Goya como actriz revelación. Ahora, a sus 19 años, impacta en la pantalla como la usurpadora Marquesa Lucía de Bracamonte, en la telenovela La esclava blanca.

“Mi personaje realmente se llama Victoria Quintero, y es una niña que crece en una familia de raza negra luego de que sus padres mueren calcinados a manos de un terrateniente que se apodera de la fortuna y la hacienda de sus padres. Victoria crece entre los cimarrones, hasta que el palenque es descubierto porque ella inocentemente los delata”, cuenta Nerea, cuyo personaje sufre discriminación por parte de algunos negros.

“Por eso se siente fea y deja el escondite en la selva para ir a Santa Marta para constatar que ella no es el único ‘fenómeno’ raro sin color. Desgraciadamente, por culpa de su curiosidad, los soldados encuentran el palenque y lo destruyen. Victoria es enviada a España a un convento para salvarle la vida, porque el hacendado Nicolás Parreño quiere matarla, por ser la única heredera de los Quintero”, narra la intérprete de Victoria, quien regresa a Colombia usurpando la identidad de la Marquesa Bracamonte, una mujer que bajo los tules, sedas y emperifollados atuendos esconde una guerrera que luchará por liberar a su amado Miguel y a su familia de la esclavitud.

“Adoré hacer un personaje tan valiente. Aunque me resultaba muy difícil filmar con esos enormes vestuarios en locaciones tan calientes, lo que exigía tanto nivel artístico como físico para poder aguantar las jornadas de trabajo de casi 11 horas diarias… y resistir las altas temperaturas”, confiesa Nerea, quien se muestra muy contenta de haber terminado las grabaciones y regresar a Europa, donde la espera su novio.

“Yo estaba en el colegio cuando nos conocimos, nos llevamos muy bien y nos respetamos mucho. Entiende muy bien mi profesión y eso es importante, porque es complicado encontrar alguien que comprenda tu trabajo. Él no es celoso. Pienso que es algo básico para que nuestra relación funcione”, dice Camacho, quien siempre se ha robado las miradas por su belleza, y ha sobresalido como actriz desde los 12 años, cuando ganó el premio otorgado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

“Cuando te dan un premio tan importante como un Goya, el equivalente hispano de un Oscar, es una gran responsabilidad… y este me abrió muchas puertas, porque vinieron muchos proyectos”, recuerda la estrella de familia asturiana, que nació en un pueblito llamado Balanegra, en Almería.

“Mi vida no ha cambiado mucho, porque vivo en el mismo pueblo con mi familia, mis amigos son los de siempre y cuando salgo a trabajar en otras lugares del mundo, los extraño mucho”, asegura la española, quien desde muy chica quería ser artista, aunque su familia se dedica a la industria de las motocicletas.

“Mis padres están muy contentos y me han apoyado desde siempre. Comencé a estudiar teatro a los 9 años en una academia para adultos. Me presenté sin fortuna a las audiciones de El internado y Gominolas. Finalmente en el 2008 debuté en el cine como protagonista de Camino, dirigida por Javier Fesser”, recuerda la actriz, que luego rodó los cortometrajes Héroes y Tres metros sobre el cielo. También hizo las teleseries: Los protegidos, Fuga, El barco y Bienvenidos al Lolita.

“En 2012 obtuve un papel en el film La chispa de la vida, junto a Salma Hayek, interpretando a su hija. Trabajar con ella fue increíble, porque siempre la he admirado y es una excelente persona”, confiesa la bella actriz, quien también quedó fascinada con algunos lugares donde filmó en Colombia, como Villa de Leyva; las murallas de Cartagena; La Quinta de San Pedro Alejandrino, donde murió Simón Bolívar, y las playas de Santa Marta.

“Es un país maravilloso, pero ahora me espera otro proyecto profesional. No puedo contar mucho, pero voy a rodar una película, interpretando un personaje muy fuerte y distinto a lo que he hecho anteriormente. Poder estar nuevamente en la pantalla en mi país me exige más retos, ya que debo imprimir la gran experiencia adquirida en Colombia, un país donde se filman las series con la más avanzada tecnología… y que siempre llevaré en mi corazón, porque me recibieron con los brazos abiertos”.

Siga a Doraluz Vargas en Twitter: @doraluzv12

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback