Moda masculina

Si debe vestir de etiqueta pero de término medio, lleve traje oscuro todo el día como este del diseñador español Toni Miró.

“Tu imagen personal puede ser subjetiva para ti, pero objetiva para las personas que te miran”, dicen Elisabet Olivé y Montse Guals, autoras de Y yo, ¿qué me pongo, libro que ofrece algunas pautas para que el hombre se vista con éxito y aprenda a potenciar todas las cualidades físicas.

Resulta primordial vestirse en función del cuerpo y del físico que se tenga para proyectar la imagen deseada, pequeño detalle que requiere observarse ante el espejo con cierto nivel de autocrítica.

“Debe considerar si tiene los hombros más anchos que la cadera, está proporcionado o es propietario de la silueta ideal y puede lucir cualquier prenda con líneas rectas, sinuosas o quebradas”, explica la estilista Olivé.

Aquellos hombres que tengan la cadera estrecha en comparación con los hombros necesitan suavizar la anatomía. “Les recomiendo prendas poco estructuradas en la parte superior y les invito a utilizar rayas finas, así como a evitar los estampados con cuadros”, añade Olivé.

Cuando se tienen los hombros en línea con las caderas, lo ideal es “apostar por patrones armados en la parte superior y colores oscuros en la inferior”, dice.

Los colores también dicen mucho de la imagen. “Los tonos cálidos, que incluyen en su composición pigmentos amarillos y pastel, aportan cercanía. Los fríos –azules y violetas– confieren serenidad, al igual que los beige y los tostados, mientras que los oscuros sugieren distanciamiento y seriedad”, dice Olivé.

La mayoría de los hombres desean verse más altos y esbeltos. Lo ideal es utilizar prendas que perfilen la silueta y eviten las líneas redondeadas. “Renuncie a los pantalones anchos, a los diseños que lleven vuelta en el bajo y desestime los estampados grandes. Los cinturones con hebillas de gran tamaño no favorecen”, explica Montse Guals, asesora de imagen.

“Apueste por chaquetas de uno o dos botones, camisas con cuello inglés y linealidad en los botones, jerseys con escote en `v’, pantalones rectos y corbatas estrechas y anudadas con nudo simple. Un truco infalible consiste en vestirse con un solo color, el negro resulta perfecto”, añade Guals.

Al igual que el currículo, la actitud y la imagen cuentan a la hora de una entrevista de trabajo. Evite llevar colores similares al tono de piel, se pierde fuerza en la comunicación. Huya de las joyas ostentosas y de los aftershaves y colonias potentes; pueden molestar al entrevistador.

Las ocasiones especiales requieren una vestimenta apropiada. El protocolo dice que la media etiqueta implica lucir traje oscuro todo el día. La etiqueta obliga a ponerse el chaqué hasta las 7 p.m., a partir de esa hora se debe pasar al esmoquin. El frac queda reservado para la noche y sólo cuando el acto requiera rigurosa etiqueta.

El pantalón estrecho o “pitillo”, que favorece a los hombres delgados, otorga una imagen jovial y atrevida, mientras que el modelo recto, un clásico en el fondo de armario masculino, proporciona un aspecto serio y conservador.

Los pantalones cargo –con bolsillos laterales a la altura de la rodilla– suelen dar volumen y los modelos baggy –de cintura caída y anchos en la parte del tobillo– restan altura. Imprescindibles resultan los “chinos”, con o sin pinzas, bien coordinados y conjuntados son muy atractivos y ponibles. A pesar de los vaivenes de la moda, los jeans, siempre son tendencia y resultan idóneos para las tardes de asueto.

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.

Email feedback