Mina’s, viaje por la cocina mediterránea

De su pasión por la cocina y de la tradición de su familia de reunirse en la mesa para saborear los platos que preparaba su madre, Sonia Kobt, hoy la chef ejecutiva del restaurante, le vino a Jasmine Kotb –alias Mina, la dueña del sitio–, la idea de abrir un restaurante que atrajese a comensales y sibaritas de la cocina por igual. Para lograrlo, madre e hija diseñaron un menú que contiene una selección seductora de platos de la cocina mediterránea, todos elaborados artesanalmente en la casa con especias e ingredientes frescos.

Los platos de Mina’s combinan sabores de países del Mediterráneo como Grecia, Francia, Italia, Marruecos, España e Israel, todos admirados por su cultura culinaria; lo cual explica que la carta del restaurante sirva de pasaporte para viajar por algunos de los sabores tradicionales que distinguen la cocina de la región, disfrutando un Spanakopita (pastel de hojaldre relleno de espinacas y queso feta); el Kibby horneado (pulpeta de carne al estilo del Medio Oriente, elaborada con trigo y carne de res fresca molida, piñones y cebolla); la Moussaka (berenjenas al horno con capas de papas, salsa bechamel y ragú de ternera); el Cordero Tagine (trozos de pierna de cordero guisados con zanahoria, papas y ajo, servido con cuscús y salsa harissa) y el francesísimo Coq Au Vin (fricasé de gallo al vino servido con puré de papas) y la lubina a la parrilla, guarnecida con arroz pilaf sazonado con cebollas caramelizadas al estilo egipcio y ensalada de rúcula (arugula).

Sobran además opciones en porciones pequeñas para compartir y probarlo todo a modo de entrantes o en lugar de un plato fuerte, como son las surtidas pizzas marroquíes, salchichas merguez de cordero y salsas tradicionales –elaboradas en casa con ingredientes frescos de su propio huerto– que armonizan con pan fresco, recién horneado, de pita. “Nuestros platos no se distinguen solo por la receta, sino por el sentido del gusto, el del olfato para crear aromas, el tiempo, la atención al detalle y la dedicación que ponemos en cada paso de la elaboración para lograr que cada bocado sea delicioso”, revela la chef. La carta de postres caseros de calidad gourmet que incluye tentaciones como el baklava, el arroz con leche, el tiramisú, la crème Brulée, la pizza de Nutella y una tarta de chocolate oscuro afrodisíaca exigen reservar espacio en el estómago para el final del banquete. El menú del brunch dominical es exquisito y bien acompañado por un sinfín de mimosas y sangrías.

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.

Email feedback