Lo mejor del 2015 en ópera y música clásica

 

A pesar de todas las crisis y dificultades, el 2015 ha sido uno de los años más extraordinarios para Miami en el campo de la ópera y la música clásica. La ópera se sigue destacando y no es por gusto que la ciudad es vista como un punto de partida para muchos cantantes hispanos. De lo presentado por la Florida Grand Opera (FGO), vale destacar la Cosi Fan Tute que dirigiera musicalmente Ramón Tébar, con un elenco distinguidísimo y también bajo su batuta, en la apertura de la nueva temporada, El Barbero de Sevilla. La puesta de El Cónsul, de Menotti puso a la FGO entre las instituciones que apuestan por la ópera moderna.

La Miami Lyric Opera cosechó aplausos con una memorable puesta de La Traviata, en agosto, que se repitió en noviembre. También memorable su Rigoletto, con Nelson Martínez en el rol titular. El Summer Festival llevó en su segunda edición sus actividades a la Barry University y, además de conciertos a teatro lleno, presentó cuatro óperas entre las que se destacaron Don Giovanni, de Mozart en una puesta estupenda y una divertida entrega de Albert Herring, de Britten. Obra de alumnos, pero desbordante de talento y gracia, fue la puesta de la opereta L’Etoile, de Chabrier por el grupo de ópera de la Florida International University.

La serie Broadway in Miami presentó con éxito varias creaciones, entre las que se destacaron Wicked y Sister Act.

Miami también es visita obligada para orquestas de fama mundial. Nos visitaron este año con el mayor esplendor, la Orquesta Sinfónica Shen Yun, de China; la del famoso teatro Mariinsky de San Petersburgo, con un concierto espectacular con Valery Gergiev en el podio y Denis Matsuev al piano. El cellista Yo-Yo Ma fue otra de las grandes figuras que presentó el Arsht, acompañado por su grupo internacional Silkroad. La visita del conjunto barroco Les Arts Florisants, en el New World Center de Miami Beach fue un bocado muy especial.

La Cleveland, ya en su décima temporada de residencia, se destacó, en marzo, para cerrar la temporada 2014-15, con una tremenda Carmina Burana, en la que participaron los coros de la orquesta y el Miami Children’s Chorus, y también con el concierto que abrió la nueva temporada, con la Sinfonía del Órgano, de Saint Saëns bajo la dirección de Giancarlo Guerrero.

La Miami Symphony mantiene la atención de su público con programas muy especiales en los que se estrenan obras de los compositores en residencia, como el que abrió la temporada, en el Arsht, con música de Schubert, Brahms y el estreno mundial de Echoes, de Cremisini.

La New World Symphony ofreció conciertos muy interesantes con proyecciones en las pantallas de su New World Center de la Miami Beach. Se debe destacar el que ofreciera en el Arsht con Joshua Bell como solista y Michael Tilson Thomas en el podio.

Aunque compuesta principalmente por alumnos, la orquesta de la Frost School of Music, de la Universidad de Miami, con su director, Thomas Sleeper, abrió el Festival Miami de este año con la monumental And God Created the Great Whales, de Hovannes, y la actuación estelar de la pianista Simone Dinnerstein.

El cierre del Miami International Piano Festival, en el teatro Colony, en marzo, fue muy encomiable, no solo por la participación de grandes pianistas como Kemal Gekik y Francesco Libetta, sino por la presencia de brillantes cantantes operísticos formados en la ciudad en el estudio vocal de Manny Pérez.

Los conciertos de la Serie Saint-Hugh-Steinway han mantenido su calidad y su éxito de público. A destacar, Voices, con Jennifer Zamorano, Ricardo Velásquez y Miguel Delabarca con Roberto Berrocal al piano, director de la serie.

El año culminó brillantemente con dos conciertos siempre exitosos de la coral Seraphic Fire, The First Noël y The Messiah. Sin duda un año de gran despliegue musical en Miami.

daniel.dfernandez,fernandez @gmail.com

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback