Glenda Del E: ‘mi propósito es inspirar a los jóvenes con letras positivas’

Glenda del E Javi Mota Cortesía

El encuentro con el público de Miami siempre es motivo de celebración para cualquier artista cubano. Pero si éste se produce en la Pequeña Habana la satisfacción es doble.

Así piensa la cantante Glenda Del E, quien se presentará el sábado en Cubaocho Museum & Performing Arts Center acompañada de su banda de seis músicos.

Glenda del E Javi Mota Cortesía

“Tengo puestas mis expectativas en este concierto porque no todos los días se presenta la oportunidad de dar a conocer mi repertorio en la Calle Ocho, una zona emblemática para todos los cubanos”, dijo Del E desde su casa de Kendall, donde vive desde hace un año, tras residir casi dos décadas entre Toronto y Nueva York.

Durante hora y media la intérprete repasará los temas de su álbum Q-ban Mixology e incluirá algunos títulos de reciente factura. La selección abarca soul, pop, jazz, funk, R&B y los ritmos cubanos que viene cultivando desde que dio a conocer como solista en Canadá.

Entre las canciones de su autoría se escucharán La fiesta cubanaLUP (Love, Unity, Passion) y Qué mala es la hipocresía, “una guaracha son con un toque de hip-hop” que compuso con su abuelo, el músico Beny Escalante, fallecido el año pasado.

Glenda del E Javi Mota Cortesía

“Mis raíces cubanas siempre están presentes, pero como mi formación es clásica, a veces se me escapan mis influencias de Bach y Beethoven”, agregó Glenda, que también cantará 12 x 8, un tema de Alejandro Sanz que aprendió durante la gira internacional que realizó con el cantante, en la cual participó como pianista de su banda.

En un momento de la noche Del E unirá su voz a la del cantautor Vanito Brown, el artista invitado, en Si te apartas de mí, escrito por ambos.

“Mis letras hablan de amor, la familia y la necesidad de no dejarse influir por las reglas que impone la sociedad”, señaló la artista, tras afirmar que su propósito, tanto dentro como fuera del escenario, “es inspirar a los jóvenes con letras positivas que los impulsen a luchar por sueños”.

Glenda del Monte Escalante nació en La Habana. Es hija de la cantante Mireya Escalante y del trompetista Mayito del Monte, director de la Orquesta Riverside Miami. A los siete años de edad comenzó sus estudios de piano en el conservatorio Paulita Concepción y luego pasó al Amadeo Roldán. En 1998 logró ingresar al Conservatorio Real de Toronto y más tarde a la universidad de esa ciudad.

 

“Los primeros años fueron difíciles. Pese a que mis padres ya vivían allá, extrañaba a mis amigos y al resto de mi familia que se quedó en Cuba”, recordó. “Por suerte, me gané un beca para seguir perfeccionando mis estudios. Lo que prueba que tanto esfuerzo tuvo su recompensa”.

Entre las experiencias de su etapa en Canadá la cantante mencionó la creación del proyecto Nueva Generación Cubana, que reunió a jóvenes estudiantes de diferentes manifestaciones del arte.

“Allí aprendí a trabajar en equipo y organizar espectáculos”, subrayó Glenda, en cuya trayectoria sobresalen un taller con el saxofonista Paquito D’ Rivera, “que concluyó con un concierto en el Carnegie Hall, de Nueva York”; la mención de honor Herb Alpert, que le otorgó la ASCAP (American Society of Composers, Authors and Publishers) a la Mejor Composición de jazz, por su tema Masacote, en el 2013, y un premio a los Talentos Emergentes, del Consejo de las Artes de Toronto.

En su labor como activista se destaca su papel de embajadora cultural en la Red Transdiaspora (TDN), una organización neoyorquina que orienta a los estudiantes de bajos recursos a cómo prevenir el VIH y explotar al máximo sus capacidades creativas.

“En esos talleres he conocido historias de muchachos que gracias al poder del arte han logrado salir adelante pese a provenir de familias disfuncionales”, subrayó Glenda, quien se retroalimenta de sus alumnos y del público que asiste a sus conciertos.

Al referirse al trabajo de los músicos hispanos en Estados Unidos, la intérprete expresó que “los talentos abundan y la creatividad no se detiene, pero faltan plataformas para que las grandes audiencias los conozcan”. En cuanto a la música que se hace en Cuba, dijo “aunque el reggaeton ha invadido el mercado y se exporta cada día más, nuestros ritmos tradicionales se siguen tocado como siempre sin dejar de innovarse”.

“Mi gran sueño es seguir viviendo de mi profesión y continuar motivando a quienes me siguen. Es el mayor premio que pueda recibir un artista”, concluyó Del E.

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback