¿Están protegidos los niños en su hogar?

Los niños se caen, se hacen rasguños, resbalan, exploran. Es parte ineludible de la infancia. Pero tenemos el deber de protegerlos contra lesiones graves. La mayoría de las personas se sorprenden al entersrse de que las lesiones prevenibles –envenenamientos, caídas, ahogamientos e incendios– son la causa principal de muerte en los niños en Estados Unidos. En el mundo un millón de niños mueren cada año de lesiones que podrían haberse evitado. Pero está en nuestras manos cambiar esta situación.
Safe Kids Day (el Día de la Seguridad de los Niños), que se celebra a lo largo de nuestra nación, es el momento idóneo para crear conciencia de las medidas imprescindibles que debemos tomar para protegerlos. Para que padres, abuelos y personas que cuidan niños tomen conciencia de esta situación, el Nuevo Herald hizo contacto con Jeannette Kaplun, quien además de ser portavoz de la campaña Arriba, cerrados y seguros, colabora con la organización Safe Kids y con Tide, patrocinador de la campaña.
Cuando le preguntamos en qué consiste la campaña, Kaplun respondió: “La campaña Arriba, cerrados y seguros, de la cual formo parte, busca ayudar a los padres, abuelos, y todos aquellos que tengan a su cargo el cuidado de niños, a tener la información necesaria para protegerlos. Lo más importante es recordar la importancia de mantener los productos de limpieza, especialmente detergentes, lejos del alcance de los niños. También las medicinas y los productos tóxicos deben estar en lugares seguros, a los que ellos no tengan acceso. Los accidentes son impredecibles y por eso la prevención es tan importante”.
Por otra parte, Safe Kids Worldwide es una organización sin fines de lucro que trabaja para prevenir las lesiones infantiles, la causa número uno de muerte en los niños de Estados Unidos. Esta organización trabaja con una extensa red de más de 500 coaliciones en Estados Unidos y está asociada a más de 25 países para reducir las lesiones de tráfico, ahogamientos, caídas, quemaduras, intoxicaciones y mucho más.
El Safe Kids Day es el evento anual que organiza Safe Kids para recaudar fondos para sus programas. Los padres y otros familiares pueden visitar la página web de la organización (al final de este artículo) para informarse sobre los eventos locales que se llevan a cabo en todo el país.
Sobre la causa principal de muertes infantiles en Estados Unidos y las cifras para la ciudad de Miami, Kaplun respondió: “Según Safe Kids, cada año casi nueve millones de niños son atendidos por lesiones de mayor o menor gravedad en los departamentos de emergencia de los hospitales”. Para un padre no existe nada peor que la pérdida de un hijo, mucho más cuando se trata de algo que pudo evitarse. Cada año, 8 mil familias en Estados Unidos pierden a un niño, como resultado de un accidente que no debió haber sucedido.
En cuanto a datos y cifras en la Florida, según los CDC (Centros para el control y prevención de enfermedades), las principales causas de muerte no intencionales (involuntarias) en niños de 1 a 4 años son las siguientes. (Estos datos son del 2007.) 1. Ahogo accidental; 2. Accidentes automovilísticos; 3. Asfixia; 4. Accidentes peatonales; 5. Homicidios (sin especificación); 6. Reacciones adversas; 7. Homicidios por armas de fuego; 8. Otros casos de homicidios; 9. Envenenamiento o intoxicación accidental; 10. Golpes involuntarios.
¿Qué medidas recomiendas a los padres para evitar accidentes prevenibles dentro y fuera del hogar?, le preguntó el Nuevo Herald: “Lo más importante es comprender que la prevención es la palabra de orden en estos casos. Primero hay que informarse de todos los posibles riesgos. Luego, debemos evaluar los peligros que pueden existir en nuestro hogar para los niños. No me canso de recomendarles a los padres que se ubiquen en la mente de los niños, y en los lugares por donde ellos andan y recorran la casa para ver qué peligros pudieran estar a su alcance. Por ejemplo, si te pones a gatear por la sala verás cosas muy diferentes que cuando estás de pie mirando hacia abajo”.
“Es importante prestar atención a las mesas puntiagudas, los enchufes o tomacorrientes que no tengan protectores, los muebles pesados que no están sujetos a la pared, los televisores que no están anclados, los juguetes con baterías, las monedas que pudieran estar sueltas, las escaleras sin rejas y hasta los bolsos o carteras, ya que los niños pueden sacar cosas de allí y metérselas en la boca. En el cuarto de lavado no es suficiente dejar el detergente y el cloro sobre la lavadora o secadora: es necesario almacenarlos en un gabinete en alto, cerrado y asegurarlo para que los niños no puedan acceder a ellos. En tres millones de hogares en Estados Unidos, donde hay niños menores de 4 años, se dejan los envases de detergente sobre la lavadora. Esto debemos cambiarlo. Pero además, los más pequeños no deben estar nunca sin supervisión.
¿Cuál consideras que es la mejor forma de evitar que un niño sufra ahogamiento en una piscina ya sea en el hogar o estando de visita en un lugar donde haya acceso a una piscina? “No podemos dejar desatendidos a los niños cuando hay una piscina cerca. En tan solo segundos un niño puede caer a la piscina y, si los adultos no están atentos, las consecuencias pueden ser lamentables. Ayuda mucho enseñarles a nadar cuanto antes, pero no hay que confiarse en ello. En toda nuestra ciudad, y en el país, hay cursos muy económicos para enseñarlos a nadar, pero creo que es muy importante tomar conciencia de que los niños no pueden quedar sin supervisión ni un minuto, ya sea frente a una piscina o cerca del mar. Si en la casa hay piscina, se aconseja instalar una reja o cerca de protección. También son recomendables las alarmas con sensores que alertan cuando se abre una puerta, porque hay una etapa en que los niños son muy activos y quieren demostrar su independencia explorando la casa y el jardín.
¿Quieres enviar algún mensaje especial (de la campaña de la cual eres portavoz y de Safe Kids) para los padres y para todos aquellos que cuidan niños pequeños? Todos queremos lo mejor para nuestros hijos y mantenerlos seguros es nuestro deber. Prevenir un accidente es mucho más fácil de lo que se cree. Requiere un poco de preparación pero vale la pena. Recuerden siempre mantener lejos del alcance de los niños, todos los productos que podrían poner en riesgo su salud y hasta sus vidas, como artículos de limpieza y medicamentos.
¿Alguna otra cosa que quieras agregar? “Tenga siempre a mano el teléfono del centro de prevención de envenenamientos o Poison Control Center, 1-800-222-1222. Es bueno almacenarlo en nuestro teléfono móvil y además tenerlo al lado de los teléfonos del hogar.
Siga a Elena Martí en Twitter: @emarti6

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.

Email feedback