Dos estrenos del Miami City Ballet

El tercer programa de temporada del Miami City Ballet (MCB), bajo la dirección artística de Lourdes López, se presentó el fin de semana pasado en el Arsht Center en downtown Miami e incluyó dos estrenos para la compañía: “Year of the Rabbit”, el trabajo que hizo famoso a Justin Perk y “Sunset”, la reconocida obra maestra de Paul Taylor.

Para cerrar la función se ubicó al siempre bien recibido “Bourrée Fantasque” de George Balanchine.

Desde el punto de vista musical, el programa ofreció música electrónica, cuerdas románticas y sofisticación parisiense con algo de caricatura amable.

El ballet de Peck fué creado para el New York City Ballet en 2012 y utiliza música proveniente de una colección de composiciones instrumentales electrónicas de Sufjan Stevens, inspiradas en los animales del zodiaco chino.

La obra de Taylor cuenta con música del compositor inglés Edward Elgar: ”Serenata para cuerdas ” que data de 1982y ” Elegía para cuerdas”, un adagio que Elgar escribió en 1909 a la memoria de un amigo. Ambas son separadas poruna grabación de llamadas de colimbos.

“Bourrée Fantasque” es una invitación a dejarse llevar por la música chispeante del francés Emmanuel Chabrier (1941-1894) que termina en franco desenfado sonoro.

Desde el punto de vista coreográfico, las tres obras son también expresión de tres genios creativos bien diferentes.

“Year of the Rabbit” está organizada en siete secciones y utiliza 18 bailarines de los cuales Peck extrae dos parejas (Tricia Albertson y Renán Cerdeiro, Zoe Zien y Jovani Furlan) y otros dos solistas (Natalia Arja y Shimon Ito). El cuerpo de baile tiene la tarea de armar ocurrentes patrones grupales que a veces parecen sitiar a los solistas.

Todos tuvieron un desempeño excelente la noche que reseñamos pero Zien y Furlan sobresalieron como intérpretes capaces de tornasolar los movimientos y de asumir con exquisitez la pureza del dibujo en el trabajo de pareja.

Por su parte, la orquesta Opus One bajo la dirección de Gary Sheldon se entregó con fruición a los imaginativos arreglos que acompañan la coreografía.

Las notas al programa afirman que “Sunset” es “una mirada desgarradora a los soldados y las muchachas que conocen y que lloran su paso. Seis hombres jóvenes en uniforme, cuatro mujeres jóvenes en ropa de verano se reúnen y se separan – no existe una “historia”, pero hay emoción, tristeza, vida.”

La clave para entender y apreciar “Sunset” se encuentra en una tierna secuencia onírica ambientada únicamente con sonidos de colimbos. El gemido de un colimbo es una invitación a establecer contacto y su trémolo es un grito pidiendo apoyo.

Contacto y apoyo definen la relación entre los caracteres que habitan “Sunset”, una pieza de danza moderna que trasciende como un canto al entendimiento ante las circunstancias de los otros.

Los intérpretes del MCB hacen un trabajo aceptable, pero el estilo se nota aún poco asimilado y en ocasiones se hizo evidente la impericia. Para completar, este “Sunset” se siente más cercano a Agnes de Mille que a Taylor.

Después de un segundo intermedio se presentó “Bourrée Fantasque”, que comienza en franca coquetería, avanza con un interludio romántico y cierra de manera trepidante con 40 bailarines en escena.

“Bourrée” tiene papeles destacados para los solistas de sus tres movimientos: la frívola Simone Messmer y el juguetón Kleber Rebello en el primero, la enigmática Tricia Albertson y el solícito Rainer Krenstetter en el segundo y los sensacionales Nathalia Arja y Renato Penteado en el tercero.

 

Todos ellos, el cuerpo de baile y la orquesta, transmiten disfrute insaciable y terminan levantando de sus asientos a los espectadores.

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback