Cine: Historias de amor y sangre

Con la furia y pasión que desatan entre los adolescentes, no hay duda de que los vampiros están de moda. Bella y Edward, de Twilight, son hoy los favoritos de la juventud. El cine, sin embargo, descubrió el embrujo de los vampiros desde sus comienzos.

Antes de que F. W. Murnau filmara Nosferatu (1922), ya Theda Bara en A Fool There Was (Frank Powell, 1915), sirviéndose de sus atractivos para seducir y destruir a los hombres, había sido bautizada en sentido figurado como la primera “vampiresa” del cine. Es en 1931 que Tod Browning y Karl Freund filman la historia del conde de Transilvania con el nombre de Drácula, tal como Bram Stoker tituló su novela gótica. Esta fue vehículo de inmortalidad cinematográfica para su intérprete, el húngaro Bela Lugosi. Al mismo tiempo y utilizando las mismas escenografías, George Melford filmaba una versión en español con Carlos Villarías, sin el carisma de Lugosi, en el papel del villano.

Más de 170 versiones existen del hombre que ha aterrorizado desde el cine silente a más de una generación. La luna llena, los murciélagos, el pavor por los crucifijos, la imposibilidad de reflejar su imagen en un espejo, el terror a la luz del día y llevar dientes de ajo como protección han sido los elementos imprescindibles en cualquier versión que se respete. De las más reconocidas, además de las dos de 1931, están la interpretada por Christopher Lee en 1958, dirigida por Terence Fisher; Nosferatu the Vampyre (Werner Herzog, 1974) con Klaus Kinski; la de 1979 con un Frank Langella seductor, dirigida por John Badham, y la casi fiel al libro de Francis Ford Coppola de 1992 con Gary Oldman como el degustador de sangre, si es del cuello mejor.

Variaciones sobre el tema no podían faltar. En 1932, Carl Dreyer inicia otra leyenda diferente con Vampyr. Meritorias también han resultado la mexicana El vampiro (Fernando Méndez, 1957) con escenografía del pintor Gunther Gerzso, la erótica fantasía checa Valeria y la semana de las maravillas (Jaromil Jires, 1970) y el original animado cubano Vampiros en La Habana (Juan Padrón, 1985). En los 1970 surge Blacula (William Crain, 1972) con William Marshall dentro de un ataúd como un príncipe africano mordido por Drácula y desembarcado en Los Angeles. En 1994 se filma Interview With the Vampire: The Vampire Chronicles (Neil Jordan) sobre la famosa novela de Anne Rice, llevando como actores a Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas. Aquí una nueva estirpe de vampiros sin parentesco con Drácula se afianza para la generación de los 1990, seguida tiempo después por Queen of the Damned (Michael Rymer, 2002) de la propia autora.

Hoy, en base a las novelas de Stephenie Meyer, se han filmado cinco filmes conocidos como la saga Twilight ( Twilight, 2008; New Moon, 2009; Eclipse, 2010; Breaking Dawn Part 1, 2011 y Breaking Dawn Part 2, 2012). Por mucho que la crítica haya tratado de disminuirlas, así como a sus actores Kristen Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner, las ganancias de $2,000 millones producidas en el mundo entero son más que elocuentes. Hay que respetar la atracción que ejerce sobre los adolescentes la historia de amor de Bella Swan por un vampiro sin edad desde 1918 llamado Edward Cullen, que se alimenta solo de sangre animal, no humana.

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback