Anímate a conocer el lado más salvaje de Miami

Unos turistas paseando en barca por los everglades de Miami. cortesía Greater Miami Convention & Visitors Bureau

Miami es mucho más que una ciudad con fascinantes playas y una vibrante vida nocturna. El entorno natural de esta urbe estadounidense, situada en el sureste de Florida alrededor del río

Cortesía Greater Miami Convention & Visitors BureauAntes de convertirse en el paraíso de las fiestas, Miami era un verdadero paraíso ambiental, y eso poco ha cambiado, ya que sus hábitats naturales se han conservado de una manera increíble, aseguran desde The Greater Miami Convention & Visitors Bureau, (GMCVB), oficina para convenciones y visitantes del Gran Miami.

Una de las idílicas playas en el Crandon Park de Miami.
 

Una de las joyas naturales miamenses es el Parque Nacional de los Everglades (http://www.nps.gov/ever/espanol/index.htm), un paraíso verde de más de 688,000 hectáreas donde hace más de 15,000 años vivieron grandes tribus nativas de los EE.UU. y que se ha convertido en el hogar de un ecosistema inigualable, con especies raras y en peligro de extinción.

Visitarlo puede incluir un viaje en hidrodeslizador, un tour de dos horas en tranvía, una lección de historia, una excursión en kayak o una canoa para observar la diversidad de flora y fauna o un almuerzo con platos típicos de esta zona, designada Patrimonio de la Humanidad.

Jimmy Riffle, un cazador de cocodrilo y protagonista del programa ‘Gator Boys’, junto con su compañero Paul Bedard (sin fotografiar), hace una demostración de la manipulación de un cocodrilo, en el parque natural Evergaldes Holiday Park de Broward, Florida (EEUU).EFE/EFE CLAUDIA SOLÍS RICARDO SEGURA

Hay mil y una opciones para conocer “un pedacito” de la única zona selvática subtropical en América del Norte y el único lugar donde coexisten cocodrilos y caimanes, donde el viajero puede descubrir también garzas, estorninos, tortugas, mapaches y otros muchos animales.

El otro tesoro natural del ‘Miami salvaje’, es el Parque Nacional Key Biscayne (http://www.nps.gov/bisc/espanol/index.htm) , con sus playas de arena dorada que, según el National Park Service (NPS) estadounidense, protege una singular combinación de aguas de color aguamarina, islas de color esmeralda y arrecifes de coral adornados de peces.

 

En el también llamado Cayo Vizcaíno, donde existen rastros de 10,000 años de historia humana, desde piratas y naufragios hasta productores de piña, se puede hacer esnórquel y recorridos en bote, acampar, observar los animales salvajes o simplemente relajarse en una mecedora a contemplar la bahía.

Faro en el Cayo Vizcaíno de Miami. Cortesía Greater Miami Convention & Visitors Bureau
RICARDO SEGURA
 

Este parque consta de cuatro ecosistemas principales: una hilera estrecha de manglar a lo largo de la costa continental; la extensión sur de la bahía Biscayne, las islas del extremo septentrional de los cayos de Florida; y el comienzo del tercer arrecife de coral más grande del mundo.

La mejor temporada para visitar Miami y disfrutar de su lado más salvaje, aventurero y natural, Melina Martínez-Echeverría, portavoz del GMCVB, señala que “el clima en la zona es suave y atemperado a lo largo del año, por lo que siempre es una buena idea disfrutar de la ciudad al aire libre”.

“En la temporada de invierno la ciudad recibe un mayor número de visitantes, que con frecuencia buscan en el clima tropical de la zona el remedio a sus fríos inviernos. Ésta es también la mejor época para conocer los Everglades”, asegura Martínez-Echeverría.

 

“Entre los meses de diciembre a abril las temperaturas todavía no son tan altas y se puede disfrutar de este Parque Nacional sin preocuparse demasiado por los mosquitos”, señala.

BUEN CALZADO Y ROPA CÓMODA

“En cambio, si se quiere descubrir el Biscayne Natural Park conviene hacerlo cuando las temperaturas son un poco más elevadas y nos invitan a pasar tiempo en la playa”, subraya.

Según Martínez-Echeverría, “los meses de mayo a junio y los de octubre o noviembre pueden ser momentos ideales para acerarse a este parque donde la mayor parte de superficie protegida (hasta el 95 por ciento) se encuentra bajo el agua”.

 

Para aprovechar al máximo el lado más salvaje de Miami, esta profesional aconseja llevar un buen calzado y ropa cómoda porqué “hay mucho por andar, pedalear, correr y descubrir” y añade que “tampoco debe faltar en la mochila un protector solar, algo para cubrirse la cabeza y agua para hidratarse frecuentemente”.

Antes de empezar el recorrido, Martínez-Echeverría, recomienda visitar los puntos de información, cómo el Main Visitors Center en la entrada sudeste de Everglades National Park, o el Dante Fascell Visitors Center, en el Biscayne National Park, “donde de noviembre a abril los visitantes pueden disfrutar de tours, paseos en kayak o salidas para practicar esnórquel”.

 

“Además, recomiendo visitar la página de información turística del GMCVB (www.miamiandbeaches.com) para planear las excursiones antes de llegar al destino”, destaca.

“Por ejemplo, los amantes de las emociones fuertes, ya sea que viajen en grupo, con la pareja o solos, podrán vivir experiencias únicas como las de acampar y pasar la noche en plataformas solamente accesibles por agua situadas entre caimanes en los Everglades”, sugiere Martinez-Echeverria.

Añade que quienes viajen con niños pueden disfrutar de muchas otras actividades pensadas para ellos como paseos en bici por estos espacios naturales, excursiones en los divertidos airboats o participar en programas educacionales en Key Biscayne para conocer mejor a las tortugas marinas.

PlANES PARA TODOS LOS GUSTOS 

“¡A los que no les guste demasiado el deporte, pueden descubrir los Everglades con un tour en autobús y, en cambio, y a los amantes del submarinismo y los deportes acuáticos les volverán locos las aguas turquesas de Key Biscayne y su arrecife de coral único en Estados Unidos”, recalca.

Respecto de la duración ideal de una estadía para conocer el lado salvaje de Miami, Martínez-Echeverría indica que cuantos más días se tengan para disfrutar de estos parques, ¡mucho mejor!

 

“Solamente los Everglades tienen una extensión de más de 6,000 kilómetros cuadrados y, aunque la mayoría de visitantes acostumbran a dedicar un día a conocer cada uno de los parques, mi recomendación es dedicarle un par de días a Biscayne y tres a los Everglades, para poder llegar a apreciar su biodiversidad y riqueza natural”, enfatiza.

Martinez-Echeverria recomienda los puntos fundamentales de una visita rápida.

“Hay dos cosas que hacen que los Everglades sean inolvidables: visitar la Everglades Alligator Farm, con más de 2,000 caimanes, donde organizan excursiones y espectáculos con varios reptiles, y hacer el Everglades Backwater Tour de Dragonfly Expeditions, una excursión de un día por el parque que ha sido calificada como uno de los mejores eco-tours del mundo”, destaca.

“¡Y si se visita el Key Biscayne no hay que perderse el Bill Baggs Cape Florida State Park, calificada como una de las diez mejores playas de toda América, y por supuesto, tampoco hay que olvidarse de bucear!”, concluye Martínez-Echeverría.

 

Comments

Thanks for checking out our new site! We’ve changed a ton of stuff, and we’d love to know what you think.
Email feedback