Elysium: analogía con el mundo real

 

El filme de acción y ciencia ficción invade las salas de cine de Miami.

Elysium.png

Por Pilar Ayuso l pilayuso@yahoo.com

La aventura futurista del director sudafricano Neill Blomkamp, quien debutó con el muy exitoso District 9 (2009), vuelve a la taquillera fórmula de acción y ciencia ficción, pero aquí con el atractivo de sugestivas escenografías del mundo caótico, enfermo y superpoblado en el que se ha convertido la Tierra en el 2159, y los fans desearán ver a un héroe como Matt Damon tratando de salvarlo. Mientras, en el firmamento, hay una estrella artificial llamada Elysium, estación espacial donde se ha refugiado la clase privilegiada del planeta.

La secretaria de Defensa Jessica Delacourt (Jodie Foster) protege con mano dura el nuevo hogar de los terrestres de primera categoría y prohíbe la emigración de los miles de millones de humanos que intentan alcanzar el paraíso creado en Elysium, denominación que invoca los Campos Elíseos de la mitología griega, una especie de purificado edén con verdes y floridos paisajes y extraordinarias máquinas curativas para todas las enfermedades posibles.

En la Tierra un hombre, Max DeCosta (Damon) ha recibido una complicada misión y deberá portar un asombroso aparataje robótico conectado a su cerebro para llevarla a cabo. Max ha sufrido un accidente de radiación en la fábrica de androides donde trabaja, y con el pronóstico de una muerte que sucederá en cinco días –aquí sí no hay cura posible– sufrirá a lo largo de su aventurada hazaña cada minuto mientras no logre cumplir su objetivo final: salvarse a sí mismo y a la humanidad.

Acción ataviada de efectos especiales y vibrante ritmo enriquecida por el estupendo Damon junto a un lujoso elenco internacional –el mexicano Diego Luna ( Y tu mamá también), los brasileños Alice Braga ( I Am Legend) y Wagner Moura ( Elite Squad) y el sudafricano Sharlto Copley ( District 9)– hacen de Elysium un filme que complacerá –por lo menos– a los apasionados del género. Lo más interesante de su argumento, si bien menos original que los desamparados alienígenas que poblaban el Distrito 9, está en la clara analogía que establece la visión futurista de Blomkamp y el mundo en que vivimos hoy –con más de un siglo de adelanto a ese descorazonado futuro que podría esperarnos–, con la marcadas diferencias clasistas, la codicia, el egoísmo y la eterna necesidad de emigrar hacia un mundo mejor.  

www.elnuevoherald.com

 

Speak Up!