El hombre Gucci

 

La firma italiana Gucci presentó en la Semana de la Moda masculina de Milán una colección que se aleja de la seriedad.

gicci.jpg

Agencia EFE

Con un hombre enfundado en prendas de corte femenino, la firma italiana Gucci presentó en la Semana de la Moda masculina de Milán una colección que se aleja de la seriedad para reivindicar sin tapujos sus fantasías más románticas.

Siempre clásico, siempre elegante y cada vez más ambiguo, el hombre que Gucci ha diseñado para la primavera-verano 2011 abandona la camisa para vestir chaquetas, suéteres y guardapolvos aptos para el disfrute de una vida rica en ocio.

Una colección diseñada para un hombre que viste con shorts y pantalones cortos, dispuesto a enfrentarse a las temperaturas más extremas, que saca del armario prendas escotadas para lucir pectorales y que se ajusta a la cintura piezas de look playero.

Una reivindicación del ``dolce far niente'' --siempre aliñada con unas grandes gafas de sol-- que no renuncia a la elegancia ni al clasicismo más propio de Gucci, pero que cambia las corbatas por bufandas de seda estampadas y destella irreverencia y hedonismo.

Y es que Frida Giannini, la responsable de creación en la colección de moda masculina, aboga por un hombre que cada vez cuida más de sí mismo y que apuesta por prendas delicadas, como las camisolas de seda o el pantalón blanco.

Ese es, precisamente, el rey del armario que Gucci ha diseñado para el próximo año, destinado a un hombre que se atreve con los pantalones pitillo y que no oculta su gusto por las prendas más ceñidas.

Se enfunda en cazadoras de cuero color camel, gabardinas rojas y blazers que a veces emulan las mangas de la camisa que ha dejado atrás.

Speak Up!