El Bar

 

Un nuevo teatro-bar pensado especialmente para bohemios ha abierto sus puertas en Coral Gables

2.jpg
Gabriel y Candida Meneses, Paola Jimenez, Carlos Meneses, Marisol Correa. Foto: Alex Mateo de Acosta.
 

Por Alfredo Arango

Un nuevo teatro-bar pensado especialmente para bohemios ha abierto sus puertas en Coral Gables, por iniciativa de dos actores colombianos de larga trayectoria: Marisol Correa y Leandro Fernández.

Los dos artistas se han dado a conocer en Miami no sólo por sus comedias. Tdos los días Correa hace personajes femeninos en un popular programa de Radio Caracol que entretiene a los oyentes comentando el acontecer diario. Fernández, por su parte, es no sólo actor de teatro y televisión, sino que también escribe y dirige. Por si fuera poco, es un reconocido contador de cuentos de tradición oral, giro que aprendió y desarrolló en España, donde éste género es muy apreciado. Sus historias se dirigen a la audiencia infantil con presentaciones en importantes librerías de Miami.

El nuevo establecimiento de ambiente informal y capacidad para unas 60 personas se llama simplemente El Bar, y durante su reciente inauguración Correa improvisó durante media hora el cómico relato de todas las peripecias que pasaron para abrir este rincón nocturno.

''Si Leandro no hubiera hecho la tarima tan grande, aquí habrían cabido cinco mesas más que estarían consumiendo'', dijo en broma durante su monólogo, ante lo cual el público rió con entusiasmo.

También se presentaron en la inauguración el músico Edgar Burbano, quien tocó saxofón y clarinete, y el escritor Juan Pablo Salas, quien leyó un cuento suyo que tiene lugar precisamente en un bar. Para el Día de los Enamorados la presentación estuvo a cargo del mexicano Eduardo Ibarrola, la cantante venezolana Deborah Sacha y el pianista cubano Mitchel Ferrer, con la obra Quiero verte una vez más, de Eduardo Pardo.

``El propósito de abrir El Bar fue tener un lugar alterno para poder presentar a todos nuestros amigos artistas, locos y bohemios, y también presentarnos nosotros. La idea es tener `cuentería', un ambiente artístico, poder tener un cine alternativo que no se presente en las salas de cine del circuito comercial'', explica Correa. ``Un teatro bar, ese es el objetivo'', define.

Fernández agrega: ``Este es un esfuerzo que alguien lo tenía que hacer. Lo hacemos nosotros porque somos quizás los que más hemos tratado de seguir haciendo teatro, como para no seguir muriéndose en este país, como se muere mucha gente con las ilusiones''.

En la aventura artística y comercial de Correa y Fernández los acompañan otros dos socios: Angela María Osorio y Craig Chamberlain.

El Bar, que ofrece vinos de $20 a $80, cerveza a $5 y tapas de $5 a $16 dólares, abre si hay un evento, ya sea poesía, o un sketch. ``También queremos que el recién llegado, que siempre dice: `Ah, si ustedes hubieran visto que yo en mi país hice un monólogo', o el que canta, o el que recita, que tengan un espacio donde mostrar su trabajo; y, bueno, el objetivo también es que los vean y algo suceda, pero mientras esto pasa empezamos a dar la oportunidad, porque nosotros estuvimos como ellos. Así fue, yo empecé a hacer una obra de teatro en un lugar donde en ese momento la gente no estaba yendo, así fue que me empezaron a conocer y así fue que conseguí trabajo después'', cuenta Correa.

Fernández explica que con la apertura de este teatro-bar él y su compañera de trabajo hallan un lugar fijo dónde presentarse y presentar a otros talentos latinos. ``La idea es que este lugar sea no sólo para nosotros, sino que sea un espacio de verdad abierto a la cultura, no sólo a los que hacen arte, sino a los que les gusta el arte'', dice.

La prueba de ello es que, por ejemplo, hoy viernes y mañana sábado, desde las 9:30 p.m., se presenta Fernández con Siempre me calentaron las monjas y Correa con Marido malacama; luego de lo cual la noche continúa con música en vivo. El lunes 8, a las 8:30 p.m., poetisas, músicas y actrices celebrarán el Día de la Mujer. • 

Speak Up!