Decadencia Bistro & Café

 

Si pasas de día o de noche por Coral Way y la esquina de la Calle 14, el ambiente bohemio de este bistro te atrapará en sus redes.

spanish pic.jpg
Punto de encuentro para artistas, amigos y vecinos, Decadencia Bistro & Café. Foto: Pedro Portal.
 

Por Norma Niurka

Si pasas de día o de noche por Coral Way y la esquina de la Calle 14, el ambiente bohemio de un encantador bistro llamado Decadencia te atrapará en sus redes. El sitio recuerda los cafés europeos de modesta condición, deliciosa gastronomía y conversación amiguera. Las mesitas de la terraza están ocupadas por comensales que degustan las exquisitas tapas, vinos y cervezas; y, recostados a los árboles, se ven grupitos que conversan animadamente.

Siguiendo la connotación más positiva del término ''decadencia'' (en el aspecto artístico, el decadentismo manifestaba la posibilidad de un cambio que surge de las crisis, y fue un movimiento literario del siglo XIX) lo que hallará en este lugar es decadencia del aburrimiento y de lo trillado.

Una vez adentro del acogedor espacio de luces bajas y anaqueles de vinos que esperan el descorche, se encuentra un universo de entusiasmo y camaradería, donde lo mismo un artista conocido se anima a tocar una pieza o cantar una canción, que un desconocido disfruta de su entorno.

Aunque el sitio tiene capacidad para 58 sillas, en ocasiones se ha llegado a recibir, entre la terraza y el interior, a más de 100 personas a la vez. ''Es un lugar de tertulias donde la gente se reúne a comer, beber, hacer proyectos y hablar, sobre todo de cosas relacionadas con el arte'', señala Luis Soler, diseñador gráfico creador del concepto, quien junto a su primo Eloy Padrón abrió Decadencia el pasado febrero. ``Aquí no se habla de política ni de religión, se habla de proyectos, de arte, de amor''.

Ciertamente, el cantante nicaragüense Luis Enrique, que esta noche come con amistades sin cantar de espontáneo como ha hecho anteriormente, elabora allí, entre copas y tapas, la campaña publicitaria de su próximo disco; y Decadencia ha servido de sede improvisada a preparativos de obras de teatro y cierre de contratos.

La pianista Alina Brouwer muestra noche a noche que es digna hija de su padre, el eminente guitarrista Leo Brouwer; y también canta boleros cortavenas como La gloria eres tú, en su estilo jazzeado; temas en portugués y canciones en inglés, con mucho swing.

Beatriz Urgelles, relacionista pública del lugar y pareja de Luis Soler, se muestra solícita al recibir a su coterráneo, el cantautor venezolano Frank Quintero, y saluda a Lili Rentería, Elvira Valdés y Juan David Ferrer, el elenco de Amanecí, que vienen, ya tarde, desde el Teatro Abanico de Coconut Grove. La actriz y poeta Rosie Inguanzo hace su entrada junto a su amado, el violinista Alfredo Triff, quien esa noche se suma al piano de Alina por petición popular.

''Aquí llega la decadencia en jefe'', anuncia la pianista. Y los comensales presencian un minirrecital de privilegio, con la voz de Alina en un susurro, tratando de igualarse al tono del violín del maestro compositor.

''Es un lugar muy agradable, venimos por la noche y por la tardecita, hemos traído a la familia y siempre nos encanta'', apunta Carlos Bisquet, ejecutivo que ha terminado de cenar y escucha la música con regusto. 'Me gusta también este lugar porque le digo a la chef: `Sorpréndeme con algo', y lo hace''. Tan complaciente es la chef argentina Susana Siso, que acepta con beneplácito a un comensal que, asomado a la cocina, pide: ''Susana, por favor, quítale el chorizo a mis garbanzos''. Ella elabora con maestría los platillos, creaciones de Soler, con salsas propias preparadas cada día y alimentos sin congelación ni conservas.

''Esta es la cocina de mi casa, lo que ya no lo hago sin cobrar'', dice el sonriente Soler, quien durante años brindó en su casa comelatas a los amigos, antes de abrir el bistro. Esta semana Decadencia se convertirá en sitio oficial de reunión del Ciclo de Cine Cubano (La isla en peso) del Miami Dade College.

Llegan vecinos del barrio a encontrarse con lo que Soler llama ''alimentos frugales elaborados en el momento, con sabor casero y bien mezclados''. Pasada la medianoche, los brindis se repiten, y tal vez por conocerse algunos de los habitués, a menudo se brinda de mesa a mesa.

Son muchas las posibilidades de pasar una mañana, una tarde o una noche espléndidas en este bistro que parece ser el nicho que esperábamos desde hace tiempo.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.