Danza: Siudy Entre Mundos

 

El fuego del flamenco en el Arsht Center

176-NpqeX.Sk_.84.jpeg

DANIEL FERNÁNDEZ | ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

Siudy Garrido es una reina de la escena. Con un cambré y un port de bras que daría envidia a cualquier bailarina clásica y un fuego en el cuerpo que dejaría sin habla a muchos bailarines de flamenco, la bailarina y coreógrafa de origen venezolano se atreve con su espectá***** danzario Siudy entre mundos, presentado el sábado 23 en el Arsht Center, a romper los límites de los estilos combinando lo flamenco con el break dance, el river dance, lo afrocubano, el jam session y otros bailes actuales con un marco rítmico que cuenta con la palma y el taconeo al igual que con la batería de jazz y la batucada en tambores de bidón.

Con un argumento en el que el antagonismo se vuelve síntesis, este ballet melodrama (en el concepto original de la palabra de drama con música) mantiene al público en vilo durante unas dos horas. Uno de los muchos momentos sobresalientes es cuando los monarcas de la tribu flamenca y la tribu urbana se enfrentan. La reina de lo flamenco baila un pas de deux con el rey de lo urbano que es un alarde de la mejor imaginación coreográfica.

Pero hay más, el cante maravilloso de Manuel Gago, la guitarra de José Luis Rodríguez y la batería de Roberto Castillo, todo envuelto en las luces de Tony Tur. Aunque Garrido es el alma central y creadora de esta experiencia escénica, esto no es sólo obra de ella, entre el aporte de muchos, participan como productor y cocreador, su esposo, Pablo Croce, el coreógrafo Brian Abadía, y además, la música original es obra de Diego Franco y Ernesto Briceño.

Desde la guitarra solitaria que abre la escena el espectá***** va creciendo hasta que todo el elenco en escena participa en una sinfonía danzaria donde ocho parejas combinan pasos flamencos y ultramodernos en un verdadero alarde de excelencia al ritmo de batería y tambores en vivo más música grabada.

El público delira en cada uno de los puntos culminantes y el derroche de energía que emana del escenario, especialmente por parte de Garrido, es verdaderamente un “ritual de fuego”. ¿Cómo logra la bailarina llegar hasta el final entregándose sin reservas? Pocos bailarines ostentan esa rara cualidad de la magia del cuerpo que hipnotiza y seduce. Garrido es como una hechicera que sabe que el teatro es magia, que la energía que desprende le será devuelta en aplausos. Y así fue, una larga ovación de pie premió el trabajo de estos artistas multifacéticos y de esta reina de la danza que como dice uno de los textos cantados: “Se atrevió a buscar su camino sin temor a equivocarse”. ¡Brava!

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.