Danza: Siudy entre dos mundos, flamenco y urbano

 

Danza en Adrienne Arsht Center for the Performing Arts este fin de semana

See video

OLGA CONNOR| olconnor@bellsouth.net

“Siudy entre mundos” es un espectá***** en el que se fusionan los ritmos flamencos con ritmos de todos los orígenes. En el 2009 fue un éxito en Miami y ahora espera que tenga aun mayor repercusión este fin de semana en el Adrienne Arsht Center, después de sus triunfos en Nueva York.

“Es el mismo espectá***** básico, pero totalmente renovado después de haber estado en Nueva York con una temporada off Broadway”, informa Siudy. “Los diseñadores de allí aportaron su arte a la primera parte de la puesta en escena, la parte técnica y la escenografía, el vestuario y la luminotecnia. Hicimos 50 shows en tres meses”.

Además, están incorporando a nuestro artista local del flamenco José Luis Rodríguez. “Es un guitarrista y compositor extraordinario que va a estar con nosotros, también Manuel Gago, que es cantaor, y es la voz principal de Entre mundos”.

Siudy es en realidad la bailaora de flamenco Siudy Garrido, que se crió tras bastidores con su mamá Siudy Quintero, exponente del flamenco en Venezuela. En esta danza teatro se ve rodeada de otro mundo musical, el del jazz, la danza afrocubana, y el “river dance”, para contrastar mundos distintos y posibilidades de diálogos. “La idea es colocar a los seres humanos en perspectiva, en los momentos dramáticos, y ver los cambios que tenemos que realizar”, explica la bailarina. “Lo que hicimos fue dar un mensaje para saber cómo deberíamos reaccionar, con el respeto a la comunicación y el entendimiento entre los seres humanos. Y cómo darle valor al agua, que es el tesoro, es en realidad la vida. Cuando el argumento evolucionó nacieron nuevos personajes, creció mucho, que al principio se inició con las coreografías”.

El argumento de Entre mundos es una historia de amor en un futuro no muy lejano, en el que un evento climático amenaza la tierra. Dos tribus sobrevivientes batallan por el elemento más valioso: el agua. El enfrentamiento es inevitable, mientras un amor prohibido -como el de Romeo y Julieta- se interpone en la contienda el del “hombre bueno” y “la mujer mala”. Solo la reflexión y el arrepentimiento traerían de nuevo el milagro de la lluvia y con ella la paz.

“En el caso de mi personaje -aquél que todos esperan- que traería las lluvias y el amor, ella se va humanizando y comete los mismos errores de los humanos, pero a través del arrepentimiento atraerá la lluvia, porque los dioses se apiadan”. Los autores de este concepto son la propia Siudy y Pablo Crocce, su esposo, que es director de documentales y productor del show.

El papel del “bueno” es Brian Abadía, el del “malo” lo hace Roberto Castillo. “El es el coreógrafo de la percusión teatral, con elementos atípicos, con barriles y motos de percusión, detrás de escena”, acota Siudy. “Al principio, el show era todo venezolano, pero ahora habrá muchos artistas de Miami y hasta artistas anglo, después de que se cambió la estructura en off Broadway, cambió la idiosincrasia. Allí, gran parte del elenco urbano que estaba dividido en dos partes, bailarines y percusionistas, cambió, ahora manejan los dos lenguajes, porque necesitábamos bailarines que fueran actores, cantantes y percusionistas”.

La obra no es un musical, aclara Siudy, donde el diálogo es importante. Aquí el cante es un elemento, pero es más una danza interpretativa para todos los públicos. Toda la música fue compuesta por el sevillano Diego Franco, y el jazzista venezolano que reside en Barcelona Ernesto Briceño.

“Se puede decir que tiene más elementos que los de un espectá***** danzado, porque estuvimos nominados al premio Drama Desk, en la categoría de coreografía sobresaliente, esto es como los Golden Globes del teatro, y se hace antes de los Tony Awards, lo que fue un honor, entre todos los demás espectáculos en Broadway”, relata Siudy. “Allí estábamos al lado de la gente de The Book of Mormon, en la gala, y uno de los nominadores se nos acercó y comentó que nuestro espectá***** es una especie de híbrido”.

Siudy vive también entre mundos artísticos, culturales y geográficos, en un avión, y, dependiendo del trabajo, está dividida entre Venezuela, España y Miami. “Mi casa está en Miami, donde tengo un apartamento. En Caracas también. Y en España me encantaría tenerlo. Me gusta mucho Madrid, y como bailaora soy amante de Andalucía, que es la cuna del flamenco, pero soy más citadina”.

Speak Up!