Danza: Estrellas del tap dancing en el Adrienne Arsht Center

 

Danza con sonido trasladado a los pies

See video

OLGA CONNOR

Las estrellas del tap dancing Savion Glover y Marshall Davis Jr. se conocieron cuando Davis tenía alrededor de 13 años. “Cuando gané un concurso nacional de tap dancing representando a la Florida en 1991, y en la audición del filme Tap [1989]”, cuenta Davis, que nació en Miami Beach. “También nos encontramos cuando bailamos en honor a mi maestro Steve Condos, que falleció en 1990, y allí estrechamos la amistad”, añade Davis.

“He estado viajando y trabajando con Marshall desde hace 17 años”, dice Glover, quien lo invitó a participar en su show de Broadway Bring in ’da Noise, Bring in ’da Funk, galardonado con un Premio Tony.

Glover se presentará en el Adrienne Arsht Center con su amigo Davis, el sábado 6 en función única, con el show SoLe Sanctuary, en honor a los grandes del tap dancing Jimmy Slyde, Sammy Davis, Jr., y su mentor, Gregory Hines.

El tap dancing tuvo popularidad en la época de oro de las películas, desde Shirley Temple con Bojangles, hasta Fred Astaire y Gene Kelly. Pero Glover piensa que aquella, aunque fuera buena fama, desvirtuó el sentido original del baile. “Prefiero que permanezca esta danza en su forma de arte sagrado. El tap se originó en África, con los primeros sonidos y vibraciones, y ése es mi modo de enfocar la danza. Como si estuviera acercándome a Dios o a la espiritualidad de la música, al mensaje, al resultado de un llamado, como un tipo de oración, y mi primer pensamiento está en Africa”, expresa Glover, “donde la danza fue una de sus formas de comunicación”.

Para Davis hay otro origen posterior, dentro de Estados Unidos. “Aquí el tap se originó cuando a los esclavos negros se les prohibió tocar los tambores, su forma secreta de comunicarse”, explica Davis. “La danza con el sonido trasladado a los pies fue un sustituto; luego la música alteró un poco el tap, que comenzó a cambiar con los spirituals, y evolucionó con la canción y con la música, como el rag time, el jazz, el bebop. Y también con los Condos Brothers y Arthur Duncan de Miami [ tap dancer de The Lawrence Welk Show en televisión por muchos años], que influyeron en esa evolución”.

La raíz de la danza en el Caribe, en Cuba y en Brasil, proviene también del Africa, pero ahí se permitieron los tambores, y se lleva el ritmo con las caderas y los hombros. Pero Glover insiste en que el tap dancing norteamericano es tan físico y groovy como el de los caribeños y brasileños. “Tú tienes que mover todo el cuerpo, mira por ejemplo a Sammy Davis Jr. y a Gregory Hines, para mí es una danza muy física”.

Los dos han resucitado el apodo de hoofers. “Esa palabra [que viene del casco del caballo o hoof] era insultante, no se veía el tap dancing como baile, se consideraba que era solo caminar”, explica Davis.

En SoLe Sanctuary no quieren música al principio, solo desean regresar a los orígenes. “Nosotros, con nuestros pies, somos el instrumento, los orígenes de la música, lo demás es un añadido”, afirma Davis.

‘SoLe Sanctuary’ con Savion Glover y Marshall Davis, sábado 6, 8 p.m., John S. and James L. Knight Concert Hall, Adrienne Arsht Center, 1300 Biscayne Blvd.

Speak Up!