CubaOcho

 

El local, para decirlo en cubano, está puesto para el jazz, la bohemia y el arte.

4.jpg
Frank prepara un trago en CubaOcho. Foto: Julio Kamara
 

Por Eliseo Cardona

Cada vez que alguien me habla acerca de abrir un espacio para difundir el jazz en Miami, elevo una oración. Lo hago a sabiendas de lo que advierte el genial saxofonista Raashan Roland Kirk en uno de sus discos alucinantes: ``A Dios sólo le gusta el soul''.

No es broma, la fe ha contribuido a forjar una rica tradición en el jazz.

Además, en Miami mientras descansan los atrevidos, sudan la gota gorda los optimistas. Y Roberto Ramos, el empresario que hace algún tiempo inauguró Cubaocho Art and Research como galería, biblioteca y centro de divulgación de la cultura antes de 1959, tiene mucho de ambas cualidades.

Llévele la contraria, dígale que el jazz apenas tiene poder de convocatoria en esta ciudad, y seguramente terminará usted echándole una mano en sus labores. Porque si algo tiene este coleccionista e historiador sin diplomar es un gran poder de persuasión. El llama a su trabajo ``pasión por la cultura''; los amigos lo llaman vocación de testarudo.

``Yo lo que busco aquí es crear un ambiente donde la gente se divierta y se sienta en familia, a la vez que van aprendiendo de la historia de Cuba a través de una expresión rica en nuestra cultura: la plástica cubana'', dice Ramos sobre el espacio. ``En esencia, esto es un centro de investigación y divulgación, con más de 400 obras de la plástica cubana, pero yo quería que también sirviera de alternativa musical a La Pequeña Habana''.

Aclaremos que Cubaocho no es un club de jazz. De hecho, la programación ha sido confeccionada para complacer a públicos diferentes o públicos de gustos eclécticos: Yuca Night los miércoles (con abundante muestra de bolero y filín, y happy hour de 6-8 p.m.), Noche de Feeling los jueves (con el Adriano Trío), Viernes de jazz (con el saxofonista Carlos Averhoff y sus invitados), Noche de salsa los sábados (con clases impartidas por la academia Salsa Mía de Miami Beach).

Pero el local, para decirlo en cubano, está puesto para el jazz. Pregúntele a Averhoff, que fue reclutado por Ramos para atraer a los jazzistas de la ciudad.

``El lugar se presta para la bohemia asociada al jazz'', dice Averhoff con entusiasmo. ``Pero más que presentar descargas, queremos hacer veladas que le permitan al público conocer un poco la historia de esta música; así que una noche la dedicamos a Brasil, por ejemplo; otras a temas del songbook americano, otras al jazz cubano o a standards de siempre''.

En realidad, el local es una maravilla. Digamos que si Cubaocho es una metáfora de la Cuba antes de los Castro, esa Cuba fue esplendorosa, si bien esplendorosamente barroca. Una Cuba entregada a la cultura de la creación y el debate de ideas artísticas y literarias a través de la plástica e insólitas revistas literarias.

``A veces vengo por la tarde y me da la noche viendo cuadros, leyendo, escuchando música'', dice Teresa Mejías. ``Pero, claro, hay que venir todos los días si es posible para devorar esto poco a poco''.

El local cuenta con un patio que sirve de espacio para tertulias y fumadero.

Y en ocasiones, cuenta Dora Santos, ``está tan lleno de gente como en el salón principal''.

``El arte me cambió la vida'', dice Ramos. ``Me cambió la vida y me la sacudió. Trato de compartir mi pasión con los demás''.

Esa pasión la sabe apreciar un público que siempre abarrota el lugar, incluso los días de la semana. Es gente que acude lo mismo a la presentación de un libro como a una charla sobre historia. Pero sobre todo, es gente que acude para escuchar buena música.

He visitado el lugar con frecuencia, sobre todo para disfrutar el arte sabio y elegante de Averhoff. Pero el local ha comenzado a atraer a otros músicos: el pianista Roberto Carcassés descargó hace poco con el bajista Descemer Bueno y otros invitados, y el 13 de diciembre tocará Chuchito Valdés, hijo de su padre y tan excelente pianista como su viejo.

``Estoy consciente de los riesgos de tener jazz en la programación, pero uno le apuesta a las cosas que te mueven'', dice Ramos. ``Lo importante es que estamos en tierra de ideas y oportunidades. Y es cuestión de trabajar duro y disfrutar''.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.