Coral Castle

 

Coral Castle es un parque-museo de piedras situado al norte de Homestead, en la intersección de la US-1 y la avenida 157 del Southwest.

Coral-Castle.jpg
Foto: Gastón de Cárdenas.
 

Por Arturo Arias-Polo

Coral Castle es un parque-museo de piedras situado al norte de Homestead, en la intersección de la US-1 y la avenida 157 del Southwest. El sitio ha sido objeto de estudios desde que abrió al público a mediados de la década de los años 30. Entre otras razones porque nadie puede creer que haya sido sido construido por un solo hombre, Edward Leedskalnin (1887-1951), un lituano que, según la leyenda, escapó de su país para olvidar una decepción amorosa.

''Muchas personas lo llaman el stonehenge de Estados Unidos, en alusión a las esculturas megalíticas de Inglaterra. Pero la mayoría de la gente viene atraída por la historia romántica. Cuando llega la fecha de San Valentín muchas parejas se declaran su amor y algunos matrimonios viajan hasta acá como si se tratara de una segunda luna de miel'', explica la peruana Patricia Paredes, única guía hispana del parque de coral. ``Todos quieren tomarse fotos en la escultura del corazón --una mesa de aproximadamente 5,000 libras--, el regalo más pesado que una mujer pudiera recibir''.

La guía alude al romance frustrado entre Leedskalnin y su prometida Agnes Scuff, la mujer que sumió al pretendiente en un estado depresivo de tal magnitud, que para perpetuar su recuerdo construyó un castillo de coral en un paraje desconocido a miles de kilómetros de Lituania.

Edward se estableció en Homestead en 1936. Durante tres años trasladó más de 1,100 toneladas de piedras a lo largo de 10 millas desde Florida City hasta allí, donde llegó después de deambular por Canadá, Texas y California. La obra estuvo concluida en 1940.

Paredes agregó que aunque Agnes y Edward jamás se reencontraron, ella no estuvo ajena a la existencia del monumento al amor creado por su prometido de juventud.

''En 1980 se supo que ella aún vivía, pero Agnes nunca se puso en contacto con los dueños del museo'', reveló.

Coral Castle recibe al año cerca de 68,000 personas del mundo entero. Ha sido tema del programa Good Morning America y de diferentes espacios de History y Discovery Channel.

''Los visitantes se enteran por los avisos publicitarios, los carteles que ponemos en Collins Avenue y la US-1, o por la televisión, aunque llama la atención que muchos floridanos saben de la existencia del museo por los familiares que vienen del extranjero. En el caso de los hispanos, pienso que todavía no apreciamos lo suficiente las bellezas que tenemos'', expreso.

En una pausa del trayecto, Paredes destacó que los niños son visitantes obligados en cualquier época del año. Sobre todo en los meses de receso escolar y en el domingo de Easter, cuando acuden en masa seguros de encontrar un huevo de Pascua entre los 3,000 que se esconden en los rincones del parque.

El interés por descubrir cómo Leedskalnin realizó la hazaña de mover piedras de 30 toneladas con herramientas rudimentarias --sin ayuda de nadie ni recurrir a grúas-- es otro motivo que fascina al público. La hazaña ha dado pie a múltiples especulaciones y más de uno le ha atribuido ''poderes'' sobrenaturales al individuo, sobre todo por tratarse de un hombre menudo, de cinco pies de estatura con apenas 100 libras de peso, atributos que lo envuelven en un halo

misterioso.

''Los visitantes quieren descifrar cómo un solo hombre se valió de un simple sistema de poleas y trípodes para trasladar esas piezas'', subrayó Patricia, quien aseveró que después de revisar los apuntes de Edward, el museo reconoció que éste empleó corriente magnética en sus trabajos.

''Sus experimentos se comparan con los realizados por el científico Nicolás Tesla [1856-1943, célebre por sus inventos con corriente alterna]. Leedskalnin también construyó un generador con diferentes partes de carros y un radio que le servía para escuchar la BBC de Londres y otras estaciones de países distantes'', destacó.

El reloj de sol, el telescopio, ''la olla de presión'' son algunos de los atractivos que compiten en originalidad con la puerta giratoria de nueve toneladas y ''la silla de la suegra'', una de las esculturas que conforman el mobiliario pétreo de la estancia. La morada del ermitaño --un estancia pequeñísima donde Leedskalnin habitaba con lo indespensable para subsistir-- es otra área donde se centra la atención.

Allí los niños se fascinan cuando descubren el refugio del diminuto Edward. Un área ''amueblada'' con una mecedora, un fogón de keroseno y un camastro suspendido por poleas semejante a una hamaca. Y aunque resulta increíble para quienes han padecido las altas temperaturas del verano floridano, la pieza permanece ventilada día y noche gracias al acertado diseño de sus ventanas y a la naruraleza esponjosa de las piedras de coral. La planta baja exhibe las herramientas empleadas por el dueño para mover las rocas.

Paredes salió de Perú en 1996 con el propósito de continuar sus estudios de enfermería sin imaginarse que se convertiría en guía de unos de los sitios del Sur de la Florida más concurridos por turistas del mundo entero. ¿Cómo Patricia logra motivarse tras dos años repitiendo el cuento? ``El origen del museo parte de una historia inspiradora a la que siempre se le encuentran ángulos diferentes y el hecho de responder las mismas preguntas me obliga a investigar en otros campos. Pero mi deseo de que la gente la pase bien es el mayor estímulo que impulsa mis motivaciones''.

Al final de la excursión a Coral Castle el público sale complacido porque la visita superó todas sus expectativas.

Speak Up!