Clubes: Story

 

El club ‘in’ en South Beach.

16-p5sqZ.Sk_.84.jpg

Por Eliana Silva

Al caer la noche, South Beach se convierte en un destino de entretenimiento para residentes y turistas. La oferta no falta y el ambiente se impone. Hay decenas de discotecas, restaurantes y puntos de encuentro. Por eso, ver largas filas en la puerta de entrada de un local en particular, abre la interrogante y alimenta la curiosidad.

¿Qué esta pasando? ¿De qué se trata?

Esto es lo que ocurre cada noche en el 136 de la avenida Collins, dirección y espacio físico de Story, uno de esos lugares de La Playa que ha hecho su fama por cuenta propia y no requiere, ni necesita, de mucha presentación. Quienes han estado o al menos oído del lugar saben que se trata de una especie de paraíso terrenal.

Con tan solo un año en el sur de la Florida, Story se ha ganado una reputación que pocos, muy pocos, pueden soñar.

Vayamos a los hechos: los fines de semana aproximadamente 4,000 personas visitan el club. Lo más anecdótico es que todos se mueven como si estuvieran en su casa gracias a los 30,000 pies cuadrados de superficie que dispone, espacio que hasta no hace mucho tiempo albergaba cuatro diferentes discotecas.

La maestría y creatividad del arquitecto François Frossard hizo realidad lo que parecía imposible. No es casualidad entonces que decenas de personas se arremolinen frente a la entrada de Story pugnando por un cupo. Es el termómetro de lo que está de moda: hay manos levantadas, voces en alto que piden una oportunidad y turistas mayores que observan a cierta distancia como esperando, o imaginando, la llegada de alguna celebridad o estrella de Hollywood.

David Grutman, propietario de Story, no dejó nada a la casualidad e invirtió al menos $8 millones de su bolsillo para que la discoteca mantuviese un estilo elegante y a la vez moderno.

En su diseño se advierte una influencia griega así como toques inconfundibles de South Beach. Lo demás está hecho para que el visitante se divierta sin sentir que le hace falta espacio. Hay 70 mesas VIP que están distribuidas para dar a los clientes una vista panorámica de la discoteca. Por el trago tampoco hay sobresaltos: los visitantes tienen seis barras a su disposición con los mejores licores del mundo.

Jimmy Vargas, vicepresidente de marketing de MMG, dijo que Story reúne las características de un club hecho para hacer historia.

“Es diferente a los demás, nuestra discoteca es como un salón de conciertos y siempre tenemos lo último en música con los DJ más destacados del momento”, agregó Vargas. “Próximamente vendrán 14 días consecutivos de DJ; algunos de ellos participarán del evento en Ultra Music Festival”.

Otros elementos le añaden un toque imponente a Story. Hay columnas de mármol, una gran escalera central que lleva al piso superior, un sistema de audio de alta tecnología y luces de última generación.

Las pantallas de televisión son otro elemento adicional: abundan los paneles de LED y las tomas de video que ofrecen una cobertura de 360 grados.

De jueves a sábados, la música salta de género y resulta imposible pensar que una canción pudiese repetirse. Léase descargas de hip hop, música de sabor urbano, house, electrónico y rock.

Como escenario de eventos privados y fiestas coorporativas, Story también le ha abierto las puertas a la cadena Telemundo, el Boat Show y al equipo Miami Heat, entre otros. Temática y estética provocadora que sirven de pretexto para disfrutar la noche como si fuera la última.

Speak Up!