Clubes: La Cueva del Pirata

 

Un refugio de diversión.

Pirata.jpg

Por Néstor Proveyer

Cuenta la historia que hace varios siglos en el siempre turbulento y cálido mar Caribe, piratas y corsarios iban a carenar a Isla Tortuga para entregarse a orgías y diversión. Ahora en pleno siglo XXI en el mismo corazón de Hialeah se encuentra otra Cueva del Pirata. Claro, los rostros han cambiado, en vez de fieros y temidos piratas, el lugar es frecuentado por gente sencilla y trabajadora, que en lugar de cuchillos y espadas, usan teléfonos inteligentes y llegan en modernos autos importados, desde los que se escucha un reggaetón o un bolero.

Para revivir esa leyenda, no solo de aventura sino de goce y diversión, el empresario Heny Cuesta, dueño de La Cueva..., ancló al costado la réplica de un galeón donde se puede iniciar y terminar la fiesta o tomar una copa antes de ir a casa.
Cuesta es un joven amante de la cultura física y de la comida gourmet, que habla sobre La Cueva del Pirata mientras degusta un jugo de frutas naturales: “Heredamos de la antigua administración un lindo concepto de cabaret, sobrio y elegante, con mesas íntimas, pista de baile, amplio escenario para la actuación de los artistas, y un fabuloso staff de chefs, bartenders y empleados, pero sentíamos que faltaba algo cuando el cabaret no estaba abierto, algo que fuera un complemento y que no rompiera con la lógica del concepto. De ahí surgió la idea de incorporar la réplica de un galeón donde se puede navegar en tierra, mientras se saborean unas alitas de pollo, se escucha a un trovador y se toma la cerveza más fría de la ciudad”.

Julio Navarrete es el mánager general, un habanero radicado en Miami, que lleva más de la mitad de su vida en la industria del ocio. “En La Cueva... tenemos todos los elementos para que la gente se sienta bien: sport bar, música en vivo y restaurante, además de un espectacular cabaret”, comenta.

El jolgorio en La Cueva del Pirata empieza de miércoles a domingos, de 3 a 11 p.m., aunque desde el martes se puede disfrutar de económicos almuerzos ejecutivos y del bar. Los miércoles son días de karaoke en los que el público saca a relucir su talento bajo los acordes del DJ Chino. Los jueves hay trova joven con talento local de mucha valía. El resto de la semana el DJ Chino pone la magia de la música. De martes a domingo hay happy hours de 4 a 8 p.m.

Loipa Alonso es la directora artística del show de los sábados y combina magistralmente el humor y el carisma de Mariloly con las voces de Yanelsi Orbera, Rixia y Willy Willy. También cuentan con artistas invitados, que van desde Las Grecas hasta Braulio y Rudy La Scala. También se presentan talentos de la televisión local como los humoristas Bartolo el Gozador y Pible. Los viernes son de discoteca con la energía del DJ Mago.

La Cueva del Pirata tiene full bar con una oferta de vinos, licores y cerveza para satisfacer al más exigente de los etílicos. Esta sección tiene al frente a un avezado bartender, Francisco Alzate, quien lleva más de 25 años en la profesión y conoce los secretos de tragos como Pirata Morgan. Para los que quieren picar, hay una sugerente oferta, con platos como el botín (calmares fritos en salsa de romesco); los bucaneros (ceviche de pulpo, camarón o mixto) o el cañón (almejas y chorizo).

También hay una gran variedad de platos a base de carnes, pescados y mariscos, siempre con nombres acordes al concepto del lugar.

Desde mi catalejo diviso una caravana de autos, es un abordaje de goce y diversión.

Speak Up!