Clubes: 1826 Restaurant-Lounge

 

Un monumento a la diversión.

1826resto.jpg

Por Sergio León

En la avenida Collins, a la altura de la calle 18 se erige un moderno edificio, adquisición reciente de la ciudad, imposible de pasar por alto. Compacto, de refinamiento preciso para su contexto, austero de ornamentos y carente de un anuncio lumínico de neón que lo anuncie como todos los demás, se vale únicamente de sus distintivas líneas arquitectónicas y la transparencia de su fachada para sugerir que algo maravilloso acontece en su interior.

La noche empieza así: Usted llega vestido elegantemente, deja su auto en el valet parking, entra al angosto lobby del edificio donde lo recibe la anfitriona y, de haber cupo –se recomienda reservar– esta lo acompaña a esta cápsula estupenda laminada con retazos de piel marrón y metales turbios que sirve de elevador. En unos escasos segundos se abre la puerta en el ensoñador micromundo ecoarmónico del resto-lounge o, mejor dicho, en uno de sus círculos, el destinado a los sibaritas, donde el tin tin, chin chin de cubiertos y copas, en medio de las interjecciones de placer que provoca saborear las recetas exquisitas de autor del chef Danny Grant, agrega acordes distintivos a la agradable música de fondo.

Una vez satisfecha la gula, se pasa al lounge donde se puede tomar alguno de los elíxires exclusivos de la casa, como el Strawberry Incense (Vodka Absolut Elyx, puré de fresas, hojas de salvia, limón y sirope de pimienta negra), recomendación para las damas, o el In the Woods ( bourbon, licor Stone Alpine, jugo de lima, sirope y cerveza de jengibre), para los caballeros, al ritmo de la música contagiosa del dj Mad Linx, o simplemente contemplar desde la altura y a través de las cortinas, como voyeur, el ritmo de la noche en el panorama Art Deco de Collins como escenario, funciona como antídoto contra el estrés e inductor del desmadre.

Todos los martes, jueves, viernes y sábados el lounge vibra con la música de los pinchadiscos Mad Linx, Danny Stern, Ben DJ y Stan Kolev.Durante todo el año, el penthouse del lounge se puede reservar para eventos y celebraciones especiales con servicio de cena y bebidas a las mesas

Para llevar a cabo el proyecto de construir esta torre de cristal con cuatro ambientes, monumento a la diversión, los dueños Tagir Saydkuzhin y Danny Grant contrataron al arquitecto/diseñador Samy Chams de la compañía Prospect Design, quien ostenta en su dossier el VIP Room en Saint-Tropez, Baoli en Cannes y el L’Arc Restaurant-Bar & Club en París. Este de Miami Beach se suma a la lista de centros nocturnos prominentes, distintivo por el uso de materiales naturales y hasta cartas de menú electrónicas que armonizan con el medio ambiente.

1826 Resto-Lounge fue concebido para reanimar el intercambio social lo mismo a través de la comida que de la diversión en un mundo que cada vez más padece del síndrome de la virtualidad. Por eso, las noches transcurren como los círculos de la Divina comedia, a medida que avanzan las horas y se pasa de un círculo a otro, aumenta gradualmente la vibra, sube la temperatura y, por consiguiente, las ganas de cometer algún que otro dulce pecado durante este viaje fantástico al ultramundo de los placeres, aun no extinguidos.

Speak Up!