Vida Nocturna: Tierra Bomba

 

Además del menú típico, Tierra Bomba es perfecto para pasar un buen rato con música en vivo y gozar de la buena onda latina.

PFDGD.St_.84.jpg
La 'bartender' Marisabel Contreras prepara una Blue Margarita aderezada con sonrisas. Alexia Fodere / Especial/ El Nuevo Herald
 

Por Sandra Palacios | sandrapalaciosg@yahoo.com

Las delicias colombianas son el pretexto para visitar el restaurante Tierra Bomba, que abrió sus puertas hace un par de meses en Doral. Además del menú típico, el local es perfecto para pasar un buen rato con música en vivo, disfrutar de su espaciosa terraza y gozar de la buena onda latina.

Echando mano de las bondades del vecindario, Tierra Bomba reúne gente de todas las nacionalidades en torno a una cultura que ama comer, bailar, cantar y rumbear. Mientras gozan de una empanaditas típicas del país cafetero, entre otras delicias, los clientes pueden también tomarse unos tragos y quedarse para la parranda, que se pone buena después de las 10 p.m.

Su propietario, el empresario colombiano Carlos Pieschacón –dueño de la compañía de carga Cargo Zone– tomó las riendas de este espacio de privilegiada ubicación en plena plazoleta del Sedano’s del Doral, para darle un aire fresco. Localizado en lo que era antiguamente Ajiaco’s, Pieschacón remodeló completamente el espacio, instaló mobiliario nuevo, añadió tecnología moderna de audio y video, y abrió sus puertas con una versión sofisticada del restaurante tradicional.

El resultado es un espacio en donde lo clásico y lo moderno se juntan, y en el que se recrea el ambiente de un restaurante colombiano, con mesitas de madera, sillas forradas en cuero anaranjado y candelabros con velitas. Un mural creado con dichos colombianos como “Más ordinario que acompañar frijoles con champaña” es uno de los toques más originales del local.

Tierra Bomba está abierto para desayuno, almuerzo y cena, con platillos como el bistec a la colombiana ($15.25), la sobrebarriga a la plancha ($10.50) y aperitivos como las papas criollas ($5.75) o las arepas de maíz ($1.75).

Todo esto se puede acompañar con un coctel tradicional como el Pisco Sour o la Margarita ($12) o con una de las cuatro opciones de jarras que ofrece la carta de tragos: mojito, sangría, caipirinha o refajo (cerveza con una soda llamada Colombiana), ideal para compartir entre amigos.

Los días más ocupados son los viernes, cuando hay música en vivo a cargo del tecladista y cantante colombiano Franz Gálvez, quien pone a la gente a bailar al ritmo de las canciones latinas de moda, además de noche de karaoke para probar las dotes artísticas de los trasnochadores. También se pone bueno los sábados con DJ invitados.

El happy hour va de miércoles a viernes, de 4 a 8 p.m. con tragos a mitad de precio. El local proyecta también los partidos más importantes de fútbol y baloncesto, en sus dos pantallas gigantes ubicadas adentro y en la terraza.
 
Tierra Bomba Restaurante, 3399 NW 72 Ave, (305) 599-8536.

Speak Up!