Vida nocturna: The Place

 

Un lugar para las estrellas

262-1pVc9t.Sk_.84.jpg

NÉSTOR PROVEYER

Hace cinco años surgió en la amplia geografía del jolgorio de esta ciudad un lugar que acaparó rápidamente la atención del público. The Place, así de súbito, se adueñó de las noches de bohemia de Miami, trayéndonos atractivos espectáculos y propuestas diferentes con un halo creativo de glamour y suerte.

Ahora bajo nueva administración el club renueva este concepto con una osadía inusual en este tipo de negocio, apostando por lo que muchos han llamado “la rumba gourmet de Miami”.

El matrimonio formado por Yani y Ulises Priones, los nuevos dueños, son los encargados de este colosal empeño, para lo cual han sumado como cómplices a músicos, actores, deportistas, escritores, gente divina que tiene como propósito el goce de la noche. Ulises Priones aun recuerda con nostalgia cuando regentaba uno de los paladares (minirestaurantes privados) más populares en La Habana, La Fontana. De ahí viene su obsesión por “estilizar” la comida cubana, combinando platos tradicionales con una inmensa variedad de frutas tropicales, logrando como resultado un éxtasis para los sentidos.

The Place abre los martes al mediodía con sus ya renombrados almuerzos de negocios, aunque la verdadera rumba da inicio el miércoles con lo que se ha dado en llamar Todo el mundo canta (en alusión a un popular programa de participación de la televisión cubana de los años 1980), que es animado por la carismática Lenni, una mujer con un “ángel” especial para este tipo de evento que invita sutilmente a sacar sin pavor al artista que todos llevamos dentro. Este evento de Todo el mundo canta comienza a las 7 p.m., pero antes, a las 5:30 p.m., comienza el happy hour para aquellos que salen de las oficinas ávidos de aflojarse la corbata, soltar los tacones y dejar tensiones a mitad de la semana. Todo ello gozando de buenos tragos y de la música que los apasiona.

Los jueves son los días destinados a disfrutar una de las nuevas osadías de The Place, que no es más que la presentación de dos bandas del local, La Makina, que interpreta música salsa, y The Mix, que toca música en inglés; ambas bandas se presentan en jueves alternos. La Makina nos trae un show con todos los hits de la música popular bailable de Cuba en los años 1990, un recorrido “timbero” que los bailadores aplauden al ritmo de su cinturas.

Los viernes y sábados son los días marcados para los conciertos, que siempre van acompañados de una propuesta muy sugerente y, sobre todo, práctica: la de cena-concierto-baile en un mismo lugar. Así es como en un mundo mágico se puede disfrutar una cena de comida cubana gourmet, participar en un concierto de ensueño y luego bailar hasta que sorprenda el alba. Los conciertos vienen con “pesos pesados” entre los que se destacan Alexis Valdés, Nasiri Lugo (Moneda Dura) y Alvaro Torres. Alexis estará el próximo sábado con su espectá***** Direct sin Teve, donde hará gala de su versatilidad y talento.

Alvaro Torres se presentará siempre dos sábados al mes. El cantautor salvadoreño –hijo ilustre de Miami, donde cuenta con la devoción de un público que corea sus éxitos y que, como diría mi abuela, hasta los estribillos de las canciones que están por hacer– tiene una mística especial que es digna de resaltar. También hay que apuntar que Torres es un artista internacional que encuentra tiempo para presentarse asiduamente en esta ciudad. Y la respuesta del público se debe a su entrega en el escenario y a como, de manera sencilla y divertida, interactúa con el público presente.

Vampisol es el trago de la casa, que lleva el mismo nombre de aquel compuesto mágico de la película cubana de animados Vampiros en la Habana, con la diferencia de que aquí se mezclan licores y rones para el disfrute de los más exigentes bebedores.

The Place es sobrio y elegante, con un amplio escenario para los shows y cómodas mesas en el primer nivel. En el segundo piso tienes dos VIP con lindos sofá blancos y pequeñas butacas del mismo color, ambos tienen divisiones de cristal transparente que permiten ver hacia la tarima, una forma de ser parte “única y especial de la fiesta”.

María del Carmen González, una sicóloga cubanamericana nos comenta: “The Place es mi lugar favorito, en un ambiente elegante puedo disfrutar de mi cultura y, sobre todo, de una fiesta plena sin moverme de local. Eso mismo piensa el destacado flautista Germán Fragas cuando expresa “cuando no tengo actuaciones me gusta venir aquí, es un ambiente elegante y bohemio a la vez y siempre me encuentro con muchos colegas”.

Como reza el eslogan, The Place es la Casa de las Estrellas, no solo por las luminarias del mundo del espectá***** que trabajan y acuden al lugar en calidad de simples clientes, sino por esa estrella que brilla siempre en el lugar, la de la profesionalidad y el buen gusto, para que el público la pase bien.

Speak Up!