Cine: The Words

 

Bradley Cooper , no olvida cómo llamar un taxi

See video

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

Si el año pasado decíamos que las cosas no podían marchar mejor para el nativo de Filadelfia de 37 años, fue porque sencillamente no imaginábamos lo que el futuro le tenía deparado. Además de mantener aún vigente el título de hombre mas sexy del mundo que en noviembre le otorgó la revista People, Bradley Cooper disfruta del mejor momento de su carrera.

En estos días comenzará a rodar The Hangover 3 por una suma considerable, pero además, quien aún no se ha llevado ningún premio importante a pesar de estar considerado entre los mejores de su generación, tiene buenas posibilidades de llevarse el primero con su labor en Silver Lining Playbook, el filme que ha dirigido David O. Russell y que esta semana hace su debut en el Festival de Toronto.

Tampoco está nada mal su labor en The Words, la película de los debutantes Brian Klugman y Lee Sternthal, que llegó a carteleras la semana pasada. En ésta encarna a un novelista que, desesperado por su situación económica, decide copiar un manuscrito que encuentra en París, gracias al cual encuentra la fama y resuelve sus penurias económicas. Aunque su personaje es simplemente el protagonista de una historia que relata frente a la audiencia otro escritor que encarna Dennis Quaid, Cooper afirma que prefirió ignorar ese detalle en la película.

“Evité interpretar a Rory como un personaje de ficción o un reflejo del de Dennis Quaid, y en cambio, preferí tomármelo como un individuo de carne y hueso. Dejé que fueran los directores los que se ocuparan de poner a mi personaje dentro del contexto de la historia que se cuenta en la película. Yo simplemente me metí en su piel como lo hago con todos los demás que he interpretado”, dice.

Cooper, quien también tiene un papel de reparto en Hit and Run, actualmente en los cines, y espera el estreno de The Place Beyond the Pines, un filme que coprotagoniza con Ryan Gosling y que estará en Toronto, señala que el novelista de The Words no se le parece mucho, porque siempre disfrutó de las cosas simples y nunca tuvo demasiadas ambiciones.

“En mi época de estudiante, yo estaba contento con mi vida, a pesar de que me pasaba la mayor parte del día trabajando como portero en el Hotel Morgan de Nueva York, donde mi especialidad era llamar taxis, algo que todavía puedo hacer muy bien. En aquel entonces era feliz con poder irme a hacer audiciones aquí y allá. En ese sentido, sí me identifico con la forma en la que este hombre lidia con el rechazo, ya que eran muchas más las veces que me decían que ‘no’ que las que conseguía un trabajito como actor”, recuerda.

Speak Up!