Cine: Won’t Back Down

 

Oscar Issac, el poder de los buenos educadores

See video

GABRIEL DE LERMA |gabriel@gabrieldelerma.com

Los que vayan a ver a partir de hoy Won’t Back Down, seguramente se sentirán identificados con las dudas de la protagonista, una maestra de escuela primaria encarnada por la nominada al Oscar Viola Davis, y por el incansable entusiasmo de la madre de una niña con dislexia, interpretada por otra gran actriz que tuvo su romance con la estatuilla dorada, Maggie Gyllenhaal. Pero, sin dudas, se quedarán intrigados con el tercer personaje en importancia, un maestro de música que logra motivar a los usualmente desinteresados alumnos con estrategias didácticas diferentes.

Invitado a participar de la lucha para hacerse cargo de la institución y transformarla radicalmente, este maestro, interpretado por el actor Oscar Isaac, prefiere mantener su fidelidad al sindicato de los educadores, aun cuando se ha involucrado en una relación sentimental con el personaje de Gyllenhaal. Aunque el nombre del personaje es Michael Perry y no tiene ninguna connotación hispana, Isaac nació en Guatemala, y es hijo de una guatemalteca y un cubano que llegó a ese país para estudiar medicina.

Sin duda uno de los más talentosos de nuestra comunidad, Isaac no solo ha desarrollado una extraordinaria carrera en los últimos años en la que colaboró en dos ocasiones con Ridley Scot ( Robin Hood y Body of Lies), una con Steven Soderbergh ( Che) y otra con Alejandro Amenábar ( Agora), sino que es además un egresado de Juilliard, el respetado conservatorio de teatro del que también egresaron Robin Williams, Kevin Kline, Kevin Spacey e incluso, la propia Davis.

“Allí aprendí un montón de cosas importantes pero, además, cuando estaba en quinto grado, tuve una maestra que se interesó mucho en mí. Ella vio un deseo creativo y me ayudó mucho a expresarlo. Fue gracias a ella que quise ser actor”, recuerda Isaac en entrevista exclusiva.

Su agradecimiento a la buena educación fue una de las razones por las que el actor decidió participar, pero también influyó un guión muy sólido. “Además, no solo estaban Viola y Maggie en el elenco, sino también Holly Hunter, Rosie Pérez, Ving Rhames y muchos más. Pero sin dudas, la idea de los maestros que realmente se preocupan y quieren hacer bien las cosas fue algo con lo que me sentí muy identificado”, explica.

Una de las cosas que sorprende de quien suele aparecer sumamente transformado en sus películas es que aquí se lo puede ver como un hombre común y corriente, muy lejos de los villanos que encarnó en Sucker Punch y en Robin Hood, el José de Nazareth de The Nativity Story o el temperamental Victoriano “El Catorce” Ramírez que encarnó en For Greater Glory.

“Es cierto que es un personaje mucho menos extremo que otros que he hecho, especialmente desde lo visual, pero la esencia de la actuación es convertirse en otra persona, poniendo el acento en una parte de ti mismo. En Sucker Punch utilicé una faceta autodestructiva y agresiva, y en Won’t Back Down usé otra más positiva e infantil. Pero es cierto, el trabajo aquí fue mucho más sutil”, admite.

Quien puede ser visto aún en The Bourne Legacy y ya ha completado papeles en las venideras Therese Raquin junto a Jessica Lange, e Inside Llewyn Davis, de los hermanos Coen, atribuye el éxito de su carrera a una buena dosis de suerte, aunque también acepta que algún mérito ha tenido en haber conseguido tan buenos papeles. “He trabajado muy duro, y he sido afortunado por haber podido haber hecho bien mi labor cuando importaba, a la hora de sentarme a hablar con el director o cuando tuve que pararme frente a la cámara. Eso, combinado con la suerte, me ha ayudado a avanzar mucho”, teoriza.

Isaac llegó de niño a Miami, donde se crió, y si bien habla perfectamente castellano y ha estado muy cerca de participar en una producción española, por ahora se queda con las ganas. “Me encantaría hacer una película en la lengua de mis padres”, sostiene en perfecto inglés y agrega: “Hay maravillosos directores con los que me gustaría trabajar. Pedro Almodóvar es alguien a quien he admirado durante mucho tiempo y espero que algún día pueda llegar a hacer una película con él, pero no es el único. Tengo una larga lista de actores latinoamericanos y españoles con los que me gustaría colaborar”.

Speak Up!