Cine: Warm Bodies

 

‘Warm Bodies’, zombis a la ‘Twilight’

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE

Después del Apocalipsis, quedan los zombis, alimentándose de los pocos humanos que aun deambulan por terrenos baldíos. R. es solo reconocible por esa inicial, porque se le olvidó su nombre. Se está comiendo el cerebro del difunto Dave Franco y paladea el amor que Dave sentía por Juliet (Teresa Palmer). En transferencia apetitosa, surge un romance alimenticio.

Warm Bodies predice la pasión futurista de R, que rapta a Juliet y la lleva al refugio que les sirve de cueva en un aeropuerto abandonado de los alrededores. R alimenta a Juliet con comida del avión y la corteja con discos de Bob Dylan y Bruce Springsteen. Así se entibian un poco los cuerpos del título en un mundo congelado y nada favorable al erotismo.

Isaac Marion escribió esta novela que Jonathan Levine adapta al cine con esperanzas de atraer al público de las teleseries Twilight o Buffy, the Vampire Slayer. El muerto-vivo R es Nicholas Hoult, el chico de About a Boy que ha crecido y se ha puesto muy bonito, con la ayuda de pestañas realzadas con rímel. La Juliet de Teresa Palmer es igualmente bonita y se parece a Kristen Stewart para aumentar el contacto con la exitosa Twilight. El filme es inofensivo entretenimiento para quinceañeras que no le falta el respeto al respetable público.

Speak Up!