Cine: Total Recall

 

Colin Farrell, tras los pasos de Schwarzenegger

See video

GABRIEL DE LERMA | ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

Colin Farrel lleva ya varios meses promocionando su papel protagónico en el remake de Total Recall, que este fin de semana llega a las carteleras y en el que revive el papel que hace unos años hiciera suyo Arnold Schwarzenegger. Y sin embargo, este actor irlandés, que a los 36 años sigue manteniendo un lugar de privilegio en Hollywood, se muestra tan entusiasmado en esta entrevista exclusiva como si nunca nadie le hubiese preguntado nada sobre la película.

Aunque sostiene que el tono de la nueva versión es completamente diferente al del filme que en 1990 dirigió Paul Verhoeven, también confiesa que admira sin reparos lo que el ex gobernador de California hizo en aquella ocasión. “Admito que volví a ver la película una vez que supe que iba a hacer este papel, simplemente por pura valentía”, cuenta en tono divertido. “Lo hice probablemente para asustarme a mí mismo y agregarle a mi trabajo una dosis de nerviosismo. No la volví a ver hasta que no firmé el contrato, pero es un filme que conozco muy bien. Vi la película original cuatro o cinco veces en mi adolescencia. Y la primera vez que la vi quedé fascinado con ella. A mí me encantaba Schwarzenegger en aquella época. Vi muchas películas suyas, como Commando, Red Heat, todas las que hizo de Terminator, The Running Man y Predator, que a me sigue pareciendo, hasta el día de hoy, una de las mejores películas de acción que se han hecho”.

Farrell confiesa que cuando lo llamaron con la propuesta tuvo sus dudas, a pesar de que el nuevo proyecto iba a ser dirigido por Len Wiseman, uno de los directores más respetados del género. “Al principio tenía cierto escepticismo con respecto a la nueva versión, porque sé que el filme original tiene una legión de fans, entre los que me incluyo. Además, ya había hecho el remake de otro filme que me encanta, Fright Night, por lo que originalmente la propuesta no me parecía la mejor idea. Pero cuando leí el guión, me di cuenta de que aunque conocía algunos elementos de la trama, por haber visto la película anterior, esta versión tenía suficientes cosas propias como para que me pareciera única. Y cuando Len me mostró los dibujos de cómo se iba a ver el mundo en el que transcurre la historia, me terminó de convencer, porque nunca vi una visión tan creativa del futuro como la que él propone”.

En la nueva Total Recall, la historia transcurre en un futuro distante en la Tierra, en el que la contaminación ha dejado sólo dos lugares habitables en el mundo, ubicados en las antípodas e interconectados por un gigantesco elevador que atraviesa el centro del planeta. Un trabajador llamado Douglas Quaid (Farrell), que lleva una vida aburrida y rutinaria, se deja tentar por un servicio llamado Rekall que ofrece la posibilidad de experimentar las memorias de otra persona. Pero una vez que elige las vivencias de un espía, comienzan a ocurrir cosas que lo hacen dudar de su verdadera identidad. “Yo creo que en la sociedad contemporánea mucha gente trata de escapar de la vida que le toca”, explica. “Usualmente la vía elegida tiene que ver con la herencia genética y por eso están los que se dejan llevar por el alcohol y las drogas, cosas que, como todos sabemos, sin una cuota de moderación pueden terminar volviéndose complicadas. El filme juega con esta idea, aunque está implícita. Cuando mi personaje le pregunta al de Bookem Woodbine qué piensa de Rekall, éste le advierte que pueden terminar trastocándole la cabeza”.

Sin embargo, Farrell, que ya ha terminado otras películas y tiene otras dos en preproducción, incluyendo Saving Mr. Banks, en la que Tom Hanks encarnará a Walt Disney, no se olvida de que Total Recall no deja de ser una película de acción. “Sin duda no faltan los cuestionamientos existenciales en esta película, que me permitieron abordar el material analizando la naturaleza de la personalidad, la relevancia de la historia personal y de qué manera impacta el mundo en el que nos movemos, porque Quaid termina descubriendo que es un nuevo hombre que ha perdido toda la memoria de su vida anterior”, comenta. “Todas las cosas que él creía ciertas, todas las experiencias que creía haber tenido parecen haber sido una mentira 15 minutos después de que se somete al experimento de Rekall”.

Speak Up!