Cine: Resident Evil, Retribution

 

Michelle Rodríguez prefiere ser fuerte

See video

Gabriel de Lerma | gabriel@gabrieldelerma.com

Actualmente Michelle Rodríguez rueda la sexta entrega de The Fast and the Furious, la franquicia en la que se la puede ver al volante de algunos de los autos más veloces del mundo.

Acaba de concluir el rodaje de Machete Kills, la segunda parte de otra franquicia, esta vez iniciada por el texano Robert Rodríguez, en donde vuelve a interpretar a la feroz líder de un movimiento que ayuda a los inmigrantes. A partir de esta semana se la puede ver en Resident Evil: Retribution, donde encarna tanto a una villana descarnada como a la vieja amiga de la Alice de Milla Jovovich.

Si uno se pregunta si la nativa de San Antonio elige estos papeles porque la han encasillado como la heroína del cine de acción, es la propia Michelle la que aclara las cosas. “No soy el tipo de persona que sigue lo que le ordenan los demás. Si no me ofrecieran lo que quiero, encontraría otra forma de lograr que me lo dieran. Lo cierto es que estos son los tipos de papeles que yo busco. Después de haberlos estado buscando durante los primeros cuatro años, simplemente me los dan porque saben que le digo que no a todo lo demás. Por suerte, encontré un lugar haciendo algo que me sale bien. Y me contratan precisamente para hacerlo”, dice.

Muy acostumbrada a repetir papeles cuando los filmes en los que trabaja tienen éxito, la hija de una dominicana y un puertorriqueño ya había incursionado en el mundo de Resident Evil cuando se estrenó la primera película de la serie, exactamente una década atrás. Como en el universo en permanente evolución que propone esta franquicia desarrollada por Paul W. S. Anderson a partir del videojuego del mismo nombre hay lugar para los clones, ha tenido la oportunidad de regresar como dos versiones del mismo personaje que interpretó en aquel primer filme.

“El proceso sigue siendo el mismo que el de hace 10 años. Te tienes que entrenar para una escena de lucha y luego llegas al set para realizar la escena”, explica, agregando que lo que le gusta precisamente de este tipo de cine es que no hay mucho lugar para el desarrollo dramático.

“Cuando estás peleando frente a la cámara, eso es precisamente lo que estás haciendo: pelear. Como mucho te toca una frase simpática antes de que se produzca una explosión o comience el tiroteo. En este tipo de cine, el entretenimiento llega en forma de acción constante”, explica.

Eso no quita que en alguna ocasión Michelle se haya atrevido a incursionar en otro tipo de cine, como cuando se fue a República Dominicana a filmar Trópico de sangre, una película hablada en español en donde intepretó a la legendaria Minerva Mirabal, de las cuatro hermanas que se opusieron a la dictatura de Rafael Leónidas Trujillo.

“Acepté porque fue una manera de reconocer mis raíces, particulamente las del lado materno. Además se trataba de contar la historia de una mujer revolucionaria que luchó hasta su muerte por la independencia de la mente y el espíritu. Me pareció que no podía haber sido una historia mas poderosa”, sostiene en entrevista exclusiva, y luego admite, “sin embargo, allí todavía tienen un largo camino por delante para entender cómo se hace una película, por lo que, salvo que cuente con un equipo en el que confíe, no volveré a repetir la experiencia”.

Lo cierto es que quien irrumpió en la pantalla grande a los puños, como una muchachita de los barrios bajos de Nueva York que se convierte en boxeadora en Girlfight, se siente muy orgullosa de haber sido una de las responsables de haber transformado la imagen femenina en el cine.

“Antes que yo llegara, en la década del 1990, fueron muchas las que ayudaron a que se abrieran las puertas, y además ayudó a lograrlo gente como Jim Cameron, alguien que tiene una comprensión innata de las mujeres fuertes, que en su caso se debe a que así son las que siempre le han rodeado. Si hay una falta de creatividad en Hollywood con respecto a las mujeres fuertes, es porque los guionistas no las han tenido cerca. Probablemente la esposa del que escribió la mayor parte de las películas de acción de la década del 1990 es una mujer de las que le dicen a todo que sí, con tal que le compren unos zapatos de Prada. Si eso es lo que tienes al lado, es de eso de lo que vas a escribir”, teoriza con sorna.

Speak Up!