Cine: Paranorman

 

Anna Kendrick, en pleno ascenso

See video

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

Si uno no sabe quien le presta la voz a Courtney, la superficial hermana mayor de Norman en la nueva comedia animada Paranorman, que llega este fin de semana a los cines, no dudará en pensar que se trata de una adolescente de 15 o 16 años, probablemente con tan poca capacidad intelectual como a quien le da vida en la pantalla. Sin embargo, la verdad no podría estar más lejos. La elegida para interpretarla ha sido Anna Kendrick, la actriz nominada al Oscar por Up in the Air, quien con 27 años recién cumplidos es una de las que más progresa en Hollywood en la actualidad.

Sin embargo, Kendrick, que en los próximos meses será vista en una buena cantidad de películas, y en varias de ellas como protagonista, admite, en entrevista exclusiva, que no tuvo dificultades en conectarse con la adolescente que aún lleva dentro.

“Yo creo que en este personaje reproduzco las más horrendas peleas que alguna vez tuve con mi madre cuando tenía esa edad, de las que por supuesto hoy me arrepiento. Supongo que nunca llegaron a ser tan fuertes como en el filme, porque después de todo esto es ficción, pero sin dudas me conecté con los peores años de mis luchas con mi madre. Sin embargo, quiero pensar que no tengo la misma volatilidad y ese aspecto tan feo de la personalidad de Courney que se ve en la película. Pero aún así, me gusta que ella comience la película con tanta superficialidad y que sobre el final se convierta en la que más apoya a Norman”.

Realizada por Laika, el mismo estudio de animación que obtuvo su primera candidatura al Oscar con su primera película, la extraordinaria Coraline, Paranorman repite con la técnica del stop-motion animation ciertos temas que tienen que ver con lo sobrenatural, aunque el tono sea completamente distinto. La historia gira en torno a Norman (voz de Kodi Smit-McPhee), un niño de 11 años que tiene la capacidad de hablar con los muertos, lo que lógicamente lo convierte en el hazmerreír de sus compañeros de escuela. Sin embargo, ese talento particular se convertirá en una poderosa arma cuando una antigua maldición provoque una invasión de zombis. Es que Norman logrará comunicarse con ellos, y al entender cuál es la razón por la que han retornado a la vida, podrá encontrar una solución al problema.

Kendrick, quien visitó el set del filme ubicado en Portland, Oregón, y pudo ver los asombrosos espacios donde cada detalle había sido meticulosamente tenido en cuenta, confiesa que nunca se interesó en este estilo de animación hasta que había abandonado la niñez.

“En cambio, ahora puedo apreciar cuan bello es”, señala, y agrega: “Admiro a la gente que está tan comprometida con un tipo de trabajo que podría haber pasado de moda con la tecnología. En esta época en donde todo parecería llevarnos en una sola dirección, tecnológicamente hablando, me fascina que haya gente que no baja los brazos y que sigue luchando por aquello que verdaderamente aman”.

En cuanto al súbito avance de su carrera, la actriz explica que si bien tras la nominación al Oscar la industria le abrió las puertas, no todo fue instantáneo. “El año pasado la gente empezó a ofrecerme papeles que no parecían copias exactas de lo que hice en Up in the Air. Es como que les llevó un año empezar a pensar en mi como una actriz y no como el personaje por el que me hice conocida”, dice respecto de la ayudante de George Clooney.

Kendrick, que en los próximos meses será vista en End of Watch como la esposa de un policía corrupto interpretado por Jake Gyllenhaal y luego como la protagonista de la comedia musical Pitch Perfect, en donde interpreta a una estudiante universitaria que pese a su resistencia termina uniéndose a un coro integrado solo por chicas, sostiene que no es tan difícil elegir cuando de pronto se abren todas las puertas.

“Simplemente me incliné por aquellas cosas por las que sabía que iba a estar entusiasmada cuando me levantara a las 5 a.m. para luego filmar durante 12 horas. Las películas no son simplemente un concepto. Uno tiene que ir a filmarlas. Como yo espero dedicarme a esto durante mucho tiempo, la mejor fórmula para no agobiarse es elegir aquello con lo que uno esté entusiasmado desde que se levanta hasta que se va a dormir, y no aquello que hipotéticamente va a hacer avanzar mi carrera”, informa.

Speak Up!