Cine: The Odd Life of Timothy Green

 

Jennifer Garner interpretó a una mujer desesperada por quedar embarazada

See video

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

Admite sorprendida que algo tuvo que ver su participación en el rodaje de The Odd Life of Timothy Green con la llegada al mundo de Samuel, su bebé de cinco meses. Es que después de todo, en la película que ha dirigido Peter Hedges y que tras largos meses de dormir en las estanterías finalmente llega esta semana a los cines de todo el país, Jennifer Garner interpretó a una mujer desesperada por quedar embarazada, que no puede creer lo que ven sus ojos cuando un día encuentra en su dormitorio a un niño de unos 7 años embarrado de pies a cabeza. Es el Timothy Green del título, que ha llegado a su vida por un milagro divino para resolver lo que no puede lograr por medios naturales.

“Sé que he sido muy afortunada”, explica la actriz sobre su propia maternidad, en entrevista exclusiva. “No tuve ningún problema con mi fertilidad. Pero puedo entender el deseo que siente esta mujer y como ella muchas otras, que están listas para ser mamás y que a su vez están aterrorizadas de que no vaya a funcionar. En mi caso, quedé embarazada ocho días después de empezar a buscar, pero no me resulta nada complicado entender cuan conmocionante y doloroso puede ser que los hijos no lleguen cuando uno los espera”.

Feliz madre además de dos niñas de 6 y 3 años, Garner sabe que tiene las manos llenas por ahora pero aún así no piensa abandonar la vocación que la convirtió en una de las actrices más populares del planeta. “En este momento solo le digo sí a aquellos proyectos que siento que no me puedo perder por nada del mundo”, señala. “Es que ahora todo es mucho más complicado teniendo todos estos niños. Es bastante difícil que la familia siga funcionando mientras todos nos vamos a otro sitio a rodar una película. Pero este filme en particular lo tenía todo. Les rogué que me dejaran hacerla y al final todos en mi familia me dijeron vamos a suspender todo lo que estamos haciendo. Mi marido se tomó un tiempo libre; vino a Atlanta y se ocupó de las niñas. Claro, en ese entonces, solo teníamos dos, pero lo hicimos funcionar y estoy muy orgullosa de que haya sido así, porque estoy muy orgullosa de esta película”.

Garner no podía dejar pasar la oportunidad porque además es una buena amiga de Hedges, a quien sigue devotamente desde que escribió el guión de What’s Eating Gilbert Grape en la década del 1990: “Cada vez que Peter hace una película o escribe un libro, es porque tiene algo que decir. Además, es muy inteligente como lo hace, porque logra intercalar esos mensajes dentro de las historias que cuenta. Todos los actores nos dejamos seducir por un buen guión y yo no soy la excepción, pero en el caso de Peter, en lo que escribe además siempre hay algo inusual”, dice.

El hecho de ser tan selectiva ha jugado a su favor y también en su contra. Desde que se la vio en el remake de Arthur como la ambiciosa heredera dispuesta a casarse con quien podría hacer aún más grande su imperio familiar no ha vuelto a aparecer en la pantalla, en parte porque los dos filmes que rodó desde entonces han tenido que esperar para llegar a los cines. Además de The Odd Life…, Garner también ha protagonizado Butter, una comedia negra en la que encarna a una mujer decidida a continuar la trayectoria triunfal de su esposo (Ty Burrell, de Modern Family), quien durante una década ha ganado cada concurso local de talla en mantequilla.

“Una vez que he concluido una película me olvido de ella, porque sé que el hecho de que llegue a los cines o no ya no está bajo mi control”, explica en relación a Butter, que se estrenará en octubre, y agrega: “Pero al menos, en el caso de Timothy Gre en el hecho de que se haya demorado tanto me ha venido muy bien, porque ahora que mi bebé está mas grande he podido entregarme de lleno a la promoción de la película”.

Jennifer admite orgullosa que en los momentos finales de su embarazo hizo una pausa, para ser dirigida por Rodrigo García en Serena, un corto que puede verse gratuitamente por internet (http://watchwigs.com/).

“Fue otra invitación irresistible porque era solamente un día de trabajo en el que tuve que trabajar con Alfred Molina. ¿Qué mejor manera de tomarse un descanso de la vida familiar que irme a rodar unas horas con dos brillantes artistas como ellos?”, pregunta entusiasmada.

Speak Up!