Cine: No Rest for the Wicked

 

No habrá paz para los malvados

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE

De madrugada en el Club Ladies de Madrid entra con carnet de policía un tipo melenudo y barbudo. Al beberse el segundo trago y ya medio borracho, le piden que se vaya porque es hora de cerrar. En respuesta, saca un revolver y mata a tres, incluso al dueño y a la camarera. Registra en una oficina y se lleva el disquete buscado.

Es José Coronado en el rol de Santos Trinidad, a quien el único testigo describe como “un hombre oscuro”. Santos sale a encontrar y a eliminar al testigo, mientras la policía le tiende a él una red sin escapatoria. No Rest for the Wicked se titula en español No habrá paz para los malvados. Y tampoco para los inocentes que caigan bajo el influjo de este drama policíaco de profundos secretos nunca revelados. Se agita en la memoria como un papalote con cola de cuchillas mortíferas.

Santos tiene un pasado que jamás se conoce. Se gradúo con honores académicos, ostenta una medalla por heroísmo, pero en algún momento fue víctima de una canallada, que lo puso en descrédito. Ahora nadie sabe exactamente si sigue o no como miembro de la fuerza. La vida de este tránsfuga es todo menos transparente.

Este violento y vibrante filme español arrasó con los Premios Goya en la Academia Madrileña. En 2012 fue la mejor película, con mejor dirección de Enrique Urbizu, mejor guión de Urbizu y Gaztambide, acumulando también premios al montaje y sonido.

El Goya al Mejor actor recompensó al formidable José Coronado, con merecidos elogios a Helena Miquel en el papel de la inflexible Juez Chacón, encargada de un caso de tráfico de drogas que se expande hasta envolver norafricanos, colombianos, terroristas y jihadistas.

No habrá paz para los malvados enlaza argumentos distintos, casi contradictorios, con su poder implacable de misteriosa obra maestra.

Speak Up!