Cine: No Place On Earth

 

Increíble historia de sobrevivencia

1l2x4y.Em_.84.jpeg

PILAR AYUSO

En 1993, el explorador norteamericano Chris Nicola realizó una expedición a una de las más grandes cuevas del mundo, al oeste de Ucrania, y se sorprendió de lo que encontró en su interior. En la laberíntica oscuridad de la Gruta del Sacerdote yacían diversos objetos fuera de lugar: botones, un peine, un zapato de niña. ¿Qué podían hacer aquellos signos humanos en las profundidades de una cueva?

Nicola estuvo 10 años investigando el misterio de esa vida que había existido bajo tierra. Comenzó a recolectar los objetos que databan de más de medio siglo atrás. Cada objeto, decía, era una pieza de rompecabezas para armar la historia que comenzaba a develarse. Luego de indagar con los pobladores del lugar, donde más de un millón de judíos habían sido exterminados durante la Segunda Guerra Mundial, Nicola escuchó que algunas familias judías se habían escondido en el sistema de cuevas bajo los campos ucranianos.

En la búsqueda de sobrevivientes el explorador pudo encontrar a seis de ellos, niños y adolescentes entonces, pertenecientes a la familia Stermer y otras. Sus valiosos testimonios, que reflejan el inmenso drama vivido, fueron recogidos en No Place On Earth, filme dirigido por la documentalista Janet Tobías, basado también en las memorias de la matriarca familiar Esther Stermer, We Fight to Survive, que mezcla entrevistas e imágenes documentales con la reconstrucción fílmica de los hechos.

La más asombrosa y larga historia de sobrevivencia humana bajo la tierra comenzó en octubre de 1942, cuando los Stermer, familia de judíos ucranianos de la ciudad de Korolowka, escapan de las ejecuciones nazis, escondiéndose en una primera cueva. Luego de ser sorprendidos por la Gestapo, los que logran escapar se refugian junto a otras cuatro familias en un profundo hueco que conduce a un laberíntico subterráneo jamás explorado, la Gruta del Sacerdote. Sin las menores condiciones humanas para sobrevivir en la oscura e inhóspita gruta, 38 personas permanecieron allí durante 344 días, con la certeza de que no había lugar para ellos en la tierra.

No place On Earth rescata una de las más asombrosas historias de coraje y supervivencia de las familias judías ante el horror del Holocausto.

Speak Up!