Cine: Natural Selection

 

Rachael Harris, una inolvidable desconocida

mg_movies2_3429.jpg

GABRIEL DE LERMA | EL NUEVO HERALD

Aunque los verdaderamente beneficados por el inconmensurable éxito que tuvo The Hangover fueron sus protagonistas masculinos, difícilmente quien haya visto ese filme se olvidará de Melissa, la controladora prometida de Ed Helms. Aquel papel estuvo a cargo de Rachael Harris, una comediante formada en The Groundlings, el mismo grupo del que surgieron muchos de los mejores humoristas de Hollywood.

La actriz nacida en Ohio, que actualmente tiene 44 años, llevaba hasta ese entonces una vasta aunque anónima carrera en cine y televisión, algo que cambió, aunque no radicalmente, con el reconocimiento obtenido con el filme de Todd Phillips. Harris apareció a continuación en Diary of a Wimpy Kid como la madre del protagonista, papel que repitió en otras dos ocasiones, y también obtuvo papeles de reparto en varias series, entre ellas la exitosa New Girl.

Pero a juzgar por la asombrosa labor que ha hecho en el filme independiente Natural Selection, lo mejor en su carrera todavía está por venir. En el filme de Robbie Pickering interpreta a Linda, una mujer sin hijos que ha pasado la mayor parte de su vida en una cerrada comunidad religiosa. Cuando tras un grave problema cardíaco de su marido descubre que éste llevaba una doble vida y que hacía donaciones semanales en un banco de esperma, a pesar del shock decide concretar lo que parece ser el último deseo de su esposo y parte para encontrar a uno de sus hijos. Este resultará ser Raymond (Matt O’Leary), un fugitivo de la cárcel cuya mirada opuesta del mundo transformará por completo a la hasta entonces simple mujer.

Este papel la ha hecho merecedora de excelentes críticas y además ha demostrado que Harris puede hacer todo tipo de personajes. “Estoy sumamente agradecida de que el director haya aceptado darme una audición, porque hay un millón de actrices dramáticas a las que podrían haber elegido en lugar de a mí. Al principio no me querían ni recibir, pero como tenían un presupuesto tan reducido sabían que no les iba a ser fácil conseguir una actriz de renombre. Por eso estoy feliz de que no hayan tenido dinero, porque así no tuvieron otra opción que darme la oportunidad”, dice en tono divertido.

Speak Up!