Cine: Mud

 

Un fugitivo enamorado

See video

PILAR AYUSO

En una isla del Mississippi hay un Robinson Crusoe moderno vagando por los alrededores. Se llama Mud (barro), tiene un diente roto, un tatuaje de una serpiente le cubre el brazo y una pistola sobresale de su pantalón. Su refugio es un bote que por algún fenómeno natural ha ido a parar sobre las frondosas ramas de un árbol.

Mud (Matthew McConaughey) ha matado a un hombre y huye de todo el mundo: de la justicia y de los cazarrecompensas. Sus únicos amigos, a los que pide ayuda para reparar el barco con el que podrá huir, tienen apenas 14 años: el deslumbrado Ellis (Tye Sheridan) y el receloso Neckbone (Jacob Lofland), dos chicos que guardan celosamente el secreto de este extraño individuo con pinta de héroe de aventuras.

Lo que mueve a los fascinados adolescentes, especialmente a Ellis, es el aire romántico que encierra el mugroso Mud. Ha matado en defensa de una idílica muchacha que le tiene roto el corazón. Ella se llama Juniper (Reese Witherspoon), y él la describe con un ruiseñor tatuado en una mano. Para Ellis, que está pasando por un mal momento porque sus padres han decidido separarse, Mud representa ese sentimiento que mueve la vida: el amor. Entonces aparece en el pequeño pueblo de Arkansas una joven forastera: lleva un ave tatuada…

El filme escrito y dirigido por Jeff Nichols ( Take Shelter), nominado a la Palma de Oro en Cannes, derrocha aire fresco y pureza. Por encima de alardes tecnológicos, en él reina una hermosa historia inspirada en las novelas de Mark Twain y unas actuaciones dignas de premio. El papel del chico en busca de amor parece hecho especialmente para Sheridan ( The Tree of Life), y Michael Shannon, en un secundario, se lleva otro laurel. Pero la gran sorpresa es McConaughey, quien, con sus pintorescas mugres y marcado acento sureño, demuestra que puede hacer mucho más que sus desabridos papeles de galán.

Speak Up!