Cine: Men in Black 3

 

Josh Brolin, en el camino correcto

men-in-black-movie-image-josh-brolin-1-600x398.jpg

GABRIEL DE LERMA | EL NUEVO HERALD

Está por comenzar la función de prensa de Men in Black 3 en un cine de Los Angeles y en la cola para comprar palomitas de maíz está uno de los tres protagonistas del filme. Sin embargo, nadie molesta a Josh Brolin. No le piden autógrafos ni le piden sacarse fotos. Tal vez todo cambie una vez que la tercera parte de la trilogía que protagoniza Will Smith llegue a los cines. O tal vez no. Después de todo, el hijo del actor James Brolin (esposo de Barbra Streisand), ha sido una figura conocida desde que siendo un adolescente debutó en The Goonies.

Aunque no siempre supo elegir bien y, en otros casos, se le escaparon grandes oportunidades, Brolin está en el camino correcto desde que hace cinco años atrás protagonizó No Country for Old Men. Después llegó el papel principal en W de Oliver Stone y la nominación al Oscar por su extraordinaria labor en Milk. Aun así, el actor, que está casado con Diane Lane, no parece preocuparse mucho por el acoso de la fama. “Yo creo que cuanto más te aíslas del resto del mundo, más despiertas la curiosidad de la gente”, explica al día siguiente Brolin en entrevista exclusiva. “Hay muchas estrellas que yo conozco bien, como Bruce Springsteen, que nunca se han escondido. Salen igual y no dejan que nada los moleste, y eso que están entre los más famosos del mundo. Yo creo que tiene que ver con la mentalidad. Hay ciertas figuras que buscan la adoración de los fans, porque quieren sentir que están en otro nivel que el resto del mundo. En mi caso, cuando me preguntan dónde vivo, no pueden creer que cualquiera puede llegar hasta mi calle y llamar a mi puerta”.

Brolin admite que las cosas son diferentes para Smith, quien debe estar acompañado permanentemente por guardaespaldas para no ser desbordado por los fans. “Es que él ha tenido que lidiar con eso desde el principio”, explica. “En mi caso, si bien puedo apreciar el trabajo que hago en este momento, crecí como un muchacho de campo y así me gusta ser. Me comportaré de esa manera mientras pueda. Vamos, no es que no me interese el éxito; me gusta porque me da la oportunidad de producir y de hacer las cosas que soñé. Pero siempre me voy a parar en la cola a comprarle palomitas de maíz a mi mujer”.

En Men in Black 3 la trama gira en torno a la súbita muerte del agente K, el personaje que interpreta Tommy Lee Jones, algo que puede llegar a evitarse si el agente J, el personaje de Smith, viaja al pasado para tratar de convencer a K cuando era joven de que no deje escapar a un peligroso criminal extraterrestre llamado Boris the Animal (Jemaine Clement). Aunque sin dudas con los efectos especiales de que dispone Hollywood se podría haber rejuvenecido a Jones, el director Barry Sonnenfeld optó por buscar a un actor más joven que pudiese encarnar a K. “Sonnnefeld me dijo que tenía un papel en Men in Black 3 y me preguntó si me interesaba”, recuerda Brolin. “Yo le respondí que adoraba Men in Black y que había visto la primera película mil veces con mis hijos, pero también le dije que había rechazado muchos eventos cinematográficos. A mí nunca me interesó participar en Ghost Rider o ese tipo de películas, más allá de que haya aceptado participar en Jonah Hex, un filme que no salió como yo esperaba. Pero cuando él me dijo que tenía que interpretar a K de joven, de pronto me interesé. La sola idea de encarnar a Tommy Lee Jones en su juventud hizo que me gruñera el estómago. Le pedí que me diera un tiempo para pensarlo y eso hice. El hecho de que la sola idea de intentarlo no me dejara dormir fue para la mí la señal de que tenía que hacer la película”.

Brolin, que este año será visto en la ambiciosa Gangster Squad de Ruben Fleischer, reconoce que el tema del destino con el que juega el filme no deja de resultarle apasionante. Después de todo, fue él quien perdió ante Johnny Depp el papel del oficial Tom Hanson en 21 Jump Street cuando ambos no habían cumplido los 20 años. “Si me lo daban a mí, ¿qué habría sido de Johnny? ¿Me hubiese ido igual de bien a mí si me hubiesen dado el protagónico en la serie? Lo cierto es que cada vez que nos encontramos con Johnny nos reímos, porque nos acordamos de cómo éramos cuando teníamos 18 o 19 años”, confiesa.

Speak Up!