Cine: Lore

 

La historia de los derrotados

See video

RENÉ JORDÁN

En el cine, la historia de los vencedores predomina. La de los derrotados se elude, especialmente si en un tiempo fueron triunfales opresores. Lore es un filme de marcada diferencia, porque enfoca la desorientación de los nazis al final de la Segunda Guerra Mundial, huyendo a la desbandada por los territorios europeos conquistados y ahora liberados.

“Lore” es el diminutivo de Hannalore, pero nada disminuye el equilibrio emocional de esta casi niña de l4 años a quien le toca la aplastante responsabilidad de ser adulta antes de tiempo. Su padre, oficial de las SS, vuelve al frente y probablemente muere sin que de él vuelva a saberse. La madre la conmina a recolectar los cubiertos de plata, porque algún día podrá canjearlos por algo de comer. Mamá se marcha a cumplir su destino en un campo de encarcelamiento y Lore queda a cargo de pastorear a sus tres hermanitos a través de una Alemania en ruinas, atravesando 500 millas para llegar a Hamburgo, donde vive la abuela.

Lore es nazi convencida por adoctrinamiento desde la cuna y uno de los momentos desgarradores es verla saludar con “Heil Hitler” como si el dictador no hubiera muerto y no existiera el suicidio en el búnker. Fanáticas nazis se arrodillan ante cartelones de Hitler, pero no le dan abrigo. Solo encuentra ayuda en Thomas (Kai-Peter Malina), pero ni permite que la toque porque le repugna este judío.

Poco a poco, Lore se da cuenta del engaño nazi en que ha existido. En casa de la abuela, empieza a percibir la diferencia entre la bondad y el terror, pero ya Thomas tomó otro sendero y su hermanito Gunther cae víctima de la catástrofe reinante. Lore se basa en uno de los relatos de la novela The Dark Room, de Rachel Seiffert.

La directora Cate Shortland la leyó en Australia y decidió partir con su camarógrafo Adam Arkapaw para filmarla en Alemania, donde apenas dominaba el idioma. En Berlín encontró a la Lore ideal en Saskia Rosendahl, que nunca había actuado ante el lente.

Lore es un milagro de inspiración y dedicación. Sobrepasa fronteras de idioma y de política. En el rostro iluminado de Rosendahl vemos como una niña nazi se despoja de falsas vestimentas y credos inhumanos para nacer libre en un nuevo mundo sin cadenas. •

Esta es una de las últimas reseñas que escribió Jordán antes de su fallecimiento el 31 de marzo.

Speak Up!