Cine: Taken 2

 

Héroe maduro en ventaja

LiamNesson1.jpg

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

No oculta cierta sorpresa por haberse convertido en el nuevo héroe del cine de acción a pesar de que en junio cumplió los 60 años, y si bien admite que se muere de ganas de volver a hacer teatro, Liam Neeson no se resiste al nuevo lugar en el que lo ha puesto la vida gracias a un pequeño filme independiente que hizo hace cinco años, Taken. Aquella película, con un presupuesto de $25 millones terminó recaudando alrededor del mundo 10 veces esa cifra.

“Todos tenemos familias, y cualquier padre está dispuesto a hacer lo que sea por sus hijos”, analiza Neeson en Nueva York, adonde ha llegado para presentar la segunda parte de aquel filme, y agrega: “Creo que esa fue la base de la conexión que esa película tuvo con la gente, pero además, en el 2008 el mundo estaba muy revolucionado financieramente. Los líderes y los pilares de la comunidad nos dieron la espalda, mientras se cometían grandes actos criminales en los que se robaron buena parte de nuestro dinero. La gente se sentía vulnerable, estaba nerviosa y un poco asustada. Cuando eso pasa, la gente busca entretenimiento. Los que fueron a ver Taken se encontraron con un hombre que no estaba dispuesto a buscar a las autoridades para que lo ayudaran, un hombre que salía a resolver la situación por su cuenta. Y me parece que la audiencia se identificó mucho con esa manera de hacer justicia”.

Después de haber mantenido su presencia en el género con otros éxitos de audiencia como Clash of the Titans, Unknown y The Grey, y haber sufrido su buena dosis de fracasos con filmes como The A Team y Battleship, el actor irlandés prefiere tomarse esta nueva etapa de su carrera con cautela.

“A Hollywood le gusta encasillar a la gente. Después de Schindler’s List me encasillaron de cierta manera, y tras el éxito de Taken, volvieron a encasillarme, pero de otra forma. Empecé a recibir una enorme cantidad de guiones de películas de acción, en donde el héroe, que debería tener 30 años, pasa a tener 40 y tantos, o 50. Y debo reconocer que es bastante halagador que a mi edad me vean de esta manera”, dice.

Taken 2, que hoy llega a las carteleras de todo el país, repite en cierta forma la estructura de la primera película, aunque en este caso, la escala del filme es mucho mayor. Su personaje, Bryan Mills, un agente retirado de la CIA, decide viajar a Estambul con su hija, encarnada por Maggie Grace, y su exesposa, interpretada por Famke Janssen, circunstancia que será aprovechada por el villano de la historia para vengarse por lo ocurrido en el primer filme.

“Es una buena manera de empezar la historia, con este padre que llora la muerte de su hijo, a quien yo maté de la manera más espantosa. Sobre todo porque el papel de quien se cobra venganza está a cargo de Rade Serbedzija, que es un asombroso actor croata. Pone las cosas en marcha de una manera muy ingeniosa”, explica.

Neeson señala que el personaje que interpreta se inscribe dentro de una larga tradición hollywoodense, el del héroe renuente, que se remonta a la época de oro de la industria. “Sigue la línea de Gary Cooper en High Noon. Un hombre muy tranquilo, respetuoso de las leyes, que va por la vida sin perturbar a nadie hasta que de pronto el terror irrumpe en su cotidianeidad. En aquel filme, el peligro eran tres pistoleros, uno de ellos encarnado por el maravilloso Lee Van Cleef. De pronto este hombre tiene que hacer uso de todos sus recursos para poder salir airoso de una situación inusual. Ese personaje icónico ha estado presente en el cine durante muchos años. A la audiencia siempre le ha gustado, porque se pueden identificar con él y a la vez disfrutar de la forma en la que liquida a los villanos”, teoriza.

Speak Up!