Cine: A Late Quartet

 

Dustin Hoffman: Uno de mis errores fue decir no a Ingmar Bergman

See video

ANA BURGUEÑO | EFE

Dustin Hoffman es uno de los actores indiscutibles del cine estadounidense, un hombre “con mucha suerte” que, sin embargo, dice que también ha cometido algunos errores en su carrera, como haber dicho no a Ingmar Bergman.

Lo cuenta en una entrevista a Efe tras haber presentado en el Festival de Cine de San Sebastián su primera película como director, “Quartet”, una producción británica sobre músicos y cantantes de ópera retirados protagonizada por Maggie Smith, Pauline Collins, Tom Courtenay y Billy Connolly.

Hoffman, que clausurará el certamen con su filme y recibirá antes el Premio Donostia especial 60 aniversario, ha cumplido ya 75 años y es dueño de un currículum envidiable.

“Me siento un hombre con suerte, pero a la vez me ha costado muchísimo darme cuenta de ello”, asegura.

Explica que hay muchos papeles que le habría gustado interpretar y que fueron a parar manos de otros colegas de profesión. Y añade que “sorprendería muchísimo” saber cuáles son.

Sí revela que cuando su esposa estaba embarazada recibió una oferta del realizador sueco Ingmar Bergman que rechazó porque no deseaba salir de Nueva York en ese momento, lo que con el paso del tiempo consideró “un error”.

“Debería haber dejado a mi primera mujer por Ingmar Bergman”, bromea.

Dustin Hoffman, unido a títulos como “The Graduate”, “All the President's Men” y “Straw Dogs”, además de “Tootsie” y “Rain Man”, con las que logró el Oscar, le gustaría sin embargo ser recordado por una película prácticamente olvidada de su filmografía, “Straight Time”, de 1978, una cinta de Ulu Grosbard que rodó entre “Marathon Man” y “Kramer contra Kramer”.

Los actores suelen hablar bien de las actrices con las que han trabajado. Hoffman da los nombres de dos compañeras con las que se ha sentido realmente a gusto y lo hace así: “Maggie Smith, Maggie Smith, Maggie Smith. Pauline Collins, Pauline Collins, Pauline Collins. Ambas son verdaderamente sexys”, dice de las protagonistas de su opera prima.

Espera volver tras la cámara “si Dios quiere” y, de hecho, sólo le gustaría dirigir, pero explica que el posible proyecto que tiene en mente va muy despacio porque es “muy lento” escribiendo.

El actor afirma que sí ha “jugado con ventaja” a la hora de dirigir a compañeros y que ha tratado en todo momento de repetir las cosas que a él no le gustan de otros directores, empezando por dar una mayor libertad al intérprete sobre el guión.

Hoffman parece y es un hombre encantador. Lo ha demostrado también en la rueda de prensa celebrada en el Palacio del Kursaal.

Parte de ella ha estado acompañado por Billy Connolly, el actor y cómico escocés que encabeza el reparto de “Quartet”, y entre los dos han ofrecido una de las comparecencias ante los medios acreditados más divertidas de ésta y otras cuantas ediciones del Festival.

Connolly ha asegurado que Hoffmann “encajó muy bien” y se “conectó con todo lo británico” durante el rodaje de su primera película, una enternecedora historia que se desarrolla en un asilo donde viejos músicos y cantantes de ópera preparan una función con motivo del nacimiento de Verdi, con la que además pretenden obtener fondos para el mantenimiento del que se ha convertido en su hogar.

Ha contado para ello, además de con actores profesionales, con músicos retirados a los que ha encontrado tras una ardua tarea de “casting”, personas que actuaron en escenarios emblemáticos como la Scala de Milán.

“Son personas a las que la cultura ha dejado de llamar aunque aún puedan hacer algo. Han trabajado en el rodaje, día tras día, con energía y pasión. Ha sido lo mejor de la película”, ha subrayado.

Speak Up!